A comerConsejosLactancia

Complicaciones habituales al dar el pecho

enero 24, 2012 1 comentario

Complicaciones habituales al dar el pechoLos expertos coinciden en que la lactancia materna es la forma más saludable de alimentar a tu bebé en sus primeros meses de vida. Sin embargo, a veces surgen complicaciones que hacen desistir a las mamás, aunque la mayoría son fáciles de prevenir o tratar. Veamos las más habituales.

Mastitis: se trata de una inflamación del pecho que resulta dolorosa y puede producir fiebre. Generalmente aparece al principio de la lactancia debido a una infección asociada a las grietas en los pezones. La mayoría de los casos se curan dejando reposar el pecho durante un par de días (pero extrayendo la leche con un sacaleches para evitar la ingurgitación, descubre cómo hacerlo aquí). Sólo en algunas ocasiones es preciso administrar antibióticos, siempre con prescripción médica. Para prevenirla, lo mejor es que cuides tus senos limpiándolos y protegiéndolos con una crema para pezones.

Ingurgitación mamaria: es una congestión provocada por la acumulación excesiva de leche y flujo sanguíneo en la mama. También suele producirse al principio de la lactancia y sus síntomas son un endurecimiento y enrojecimiento del seno que puede resultar doloroso. La solución es aliviar la presión en el pecho dando de mamar a tu bebé con mayor frecuencia o extrayendo la leche sobrante con un extractor de leche hasta que se normalice el flujo. Para facilitar la salida de la leche y prevenir la ingurgitación, aplícate calor en los pechos antes de amamantar, masajéalos antes y después de cada toma, y procura encontrar una postura cómoda para dar de mamar.

Grietas en los pezones: se producen por la continua humedad que afecta a esta parte del pecho durante la lactancia, agravada por los tirones que pueda dar tu bebé al amamantarle en una postura incorrecta. El mejor sistema para curarlas es que apliques sobre el pezón unas gotas de leche materna al terminar de dar el pecho y dejes secar al aire. También existen cremas para pezones que previenen su aparición o aceleran su curación. Si tu bebé es un poco “bruto” al mamar, usa pezoneras para evitar que te haga daño y agrave las grietas. Vigila también que su postura al mamar sea correcta: recuerda que debes acercar al bebé a tu pecho, no al revés, y que su boca debe abarcar el pezón y parte de la aureola para evitar estas dolorosas complicaciones. Si tienes dudas sobre la mejor postura para dar el pecho, lee este artículo.

¿Has tenido estos problemas al dar el pecho? ¿Cómo los superaste?

Publicaciones que podrían interesarte...

1 comentario

¿Cómo elegir un sujetador para el embarazo y la lactancia? | Bebitus.com — Blog con consejos e ideas para cuidar tu bebé febrero 18, 2014 at 12:12 pm

[…] copas anatómicas que sujeten bien el pecho sin comprimirlo (lo cual podría provocar o agravar problemas habituales como la mastitis o la ingurgitación mamaria) y un sistema cómodo de apertura de las copas para […]

Reply

Deja un comentario en esta publicación