EnfermedadesSalud

Lo que debes saber sobre el asma en los bebés

Enero 2, 2012 0 comentarios

Lo que debes saber sobre el asma en los bebésEl asma es una de las enfermedades respiratorias más frecuentes en los niños pequeños. Puede resultar difícil de llevar debido a que, por su corta edad, no pueden colaborar en su diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, la buena noticia es que muchos de los casos de asma mejoran o incluso desaparecen a medida que el niño crece.

En primer lugar, debes saber que el asma es una enfermedad crónica producida por una reacción excesiva de los bronquios a factores externos como el polvo, los ácaros, el polen, el pelo de animales, el humo del tabaco, el aire muy frío, etc. Esta reacción provoca una inflamación que dificulta la respiración y causa tos, silbidos, jadeos, etc. No se conocen las causas exactas del asma, pero parece deberse a una mezcla de factores genéticos y ambientales.

En este sentido, que tu bebé presente en alguna ocasión estos síntomas no significa que tenga asma. A menudo, una infección de las vías respiratorias como un resfriado, gripe o bronquitis puede provocarlos. Sólo se puede hablar de asma cuando los episodios se repiten con frecuencia, en ese caso acude al médico para confirmarlo. También conviene que te fijes en dónde estaba y qué hacía el bebé cuando empezó a manifestar los síntomas, para intentar identificar el factor ambiental que la provoca.

Prevenir el asma

La medida más eficaz para prevenir la aparición de las crisis de asma es mantener un entorno sano en torno a tu bebé, limpiando con frecuencia y evitando fuentes potenciales de alergénos como las alfombras y cortinas gruesas, moqueta, peluches, etc. También conviene evitar la exposición al frío intenso, al aire acondicionado o al humo del tabaco, ya que pueden irritar los bronquios. Esto no significa que el bebé no pueda hacer actividades propias de su edad como jugar en el parque o bañarse en la piscina. Sólo es cuestión de adoptar las medidas necesarias para evitar que se enfríe o se exponga a los factores que pueden provocarle una crisis.

Actuar ante una crisis

En el caso de que tu bebé padezca una crisis asmática, lo primero es que conserves la calma: si te pones nerviosa, aumentarás su ansiedad y respirará peor. Tranquilízale y aléjale de los elementos que puedan haber causado la crisis, además de vigilar posibles síntomas de una insuficiencia respiratoria grave como el color azulado en la piel. También es preciso que compruebes si algún elemento obstruye sus vías respiratorias.

Si se trata de la primera vez que sufre una crisis de este tipo, acude a urgencias lo antes posible. Si no es la primera vez y ya ha sido diagnosticado, aplica el tratamiento prescrito por el médico (generalmente un inhalador o nebulizador). Conviene que hayas practicado previamente su aplicación con el bebé para que se acostumbre. Si el tratamiento no surte efecto en el tiempo indicado, ve a urgencias. Por último, si el médico le prescribe un tratamiento con medicamentos contra el asma, síguelo al pie de la letra y no lo dejes aunque mejore. ¡La mejor forma de combatir el asma es prevenirla!

¿Tu bebé tiene asma? ¿Cómo lo detectaste? ¿Qué tal lo llevas?

Imagen: Sura Nualpradid / FreeDigitalPhotos.net

 

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación