EducaciónTécnicas

Cómo poner límites a los niños

marzo 5, 2012 2 Comments

Cómo poner límites a los niños

Durante algunos años, la disciplina ha tenido mala fama en la educación de los hijos. Sin embargo, actualmente los expertos coinciden en que es necesario fijar unas reglas y poner límites para asegurar el correcto desarrollo y socialización de los más pequeños. Eso sí: ¡nadie dijo que fuera fácil!

Evita la ambigüedad: no uses expresiones del tipo «Pórtate bien» o «No hagas eso», ya que para un niño pequeño tienen un significado confuso. Es mejor dar instrucciones precisas como «No tires del pelo a tu hermano» o «Dame la mano para cruzar la calle».

Explica el porqué: incluso los niños más pequeños son capaces de entender las razones de las cosas si se las explicas de una forma adecuada a su edad. Por ejemplo: «No tires ese juguete al suelo porque si se rompe no te vamos a comprar otro.»

Mantén la coherencia: delante de vuestro hijo, todos los adultos de la familia debéis formar un bloque sólido. No puede ser que mamá le castigue y papá o los abuelos decidan saltarse el castigo unilateralmente, ya que entonces perderá su efectividad.

Refuerza lo positivo: no te limites a regañar a tu hijo únicamente por todo lo que hace mal. También debes felicitarle cuando actúa de la forma correcta, ya que eso le ayudará a distinguir mejor cuáles son las acciones y actitudes que están bien de las que no.

No pierdas el control: tu hijo aprende a manifestar sus sentimientos en función de lo que ve. Por lo tanto, si le gritas pensará que es la forma correcta de expresar un enfado y lo reproducirá en sus relaciones con los demás. No pierdas los estribos delante suyo.

Nunca uses la violencia: aquello de “una “bofetada a tiempo evita muchos disgustos” es mentira. La violencia implica un fracaso en tu capacidad para educar a tu hijo, de modo que si no sabes encontrar otra forma de ponerle límites, busca asesoramiento.

¿Te cuesta poner normas a tu hijo? ¿Qué es lo más difícil?

Imagen: David Castillo Dominici / FreeDigitalPhotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

2 Comments

PILAR MENDEZ abril 23, 2012 at 11:45 am

Este articulo me ha llamado mucho la atencion, me siento muy reflejada en el. Soy una madre divorciada con dos niños en estos momentos ya son mas mayorcitos, se llevan un año entre ellos. Cuando me separe mi niño tenia 1 año y mi niña acababa de nacer con lo cual siempre he ejercido de padre y madre. Al principo no te das cuenta pero con el paso de los años he ido aprendiendo que la permisivdad no es buena, que darles todo lo que piden no es bueno, hay que poner unas reglas para que exista una convivencia, pero de nada vale que yo ponga esas reglas y mis padres o sea sus abuelos despues les consientan lo que yo no les dejo hacer. Creo que los niños tienen que tener disciplina y marcar unas pautas de comportamiento sin llegar a extremos. Todo en su justa medida. Y tambien creo que cada niño es un mundo y no puedes tratar a los dos por igual. Mi hijo es un niño muy tranquilo, se entretiene jugando con sus coches el solo, le gusta ver los dibujos animados (que yo siempre elijo que son los educativos y que no sean de violencia) y la niña es un terremoto, no se entretiene con nada, no aguanta dos minutos sentada delante de la tele, si la dejas salta en la cama, anda por encima del sofa y se sube a los sitios mas increibles, y llega un momento en que como ya no sabe que hacer pues empieza a picar a su hermano y este cansado hay veces que le tira del pelo. Mi pregunta siempre es a quien le riño y a quien castigo, El niño se porto mal porque le tiro del pelo a la niña pero lo hizo porque ella no paraba de molestarle. Entonces lo que hago es hablar con ellos a la niña le reprimo el que siempre esta molestando a su hermano y al niño que es su hermana y que no se tira del pelo. Pero tambien reconozco que muchas veces pierdo los nervios y en vez de explicarles las coasa les chillo, pero es que hay dias que estas al limite, yo trabajo fuera de casa a jornada completa en un oficina, a mis niños los recogen los abuelos a la salida del cole por la tarde, y vienen como digo a monte porque les han consentido de todo, y cuando los recojo yo para ir para casa, ya vengo saturada de la oficina y la verdad es que hay veces que no me queda paciencia y lo pagan ellos con el grito. Considero que esto no es lo mejor pero no soy perfecta pero aun ha si intento ante todo educarlos para que sean unos niños que dialoogen, que se realacionen y sobre todo que en vez de ver a una madre vean una amiga. Un saludo

Reply
Una bofetada a tiempo… ni educa ni sirve como castigo | Bebitus.com — Blog con consejos e ideas para cuidar tu bebé junio 20, 2016 at 11:38 am

[…] castigar: se puede ser muy firme con los hijos sin necesidad de agredirles. Lo difícil es pensar el castigo adecuado y […]

Reply

Deja un comentario en esta publicación