Debes saber

Cómo cambiar el pañal del bebé en siete pasos

Junio 15, 2012 0 comentarios

Cómo cambiar el pañal del bebé en 7 pasos

Si te toca estrenarte en el complicado “arte” de cambiar pañales, lee las siguientes instrucciones y seguro que no olvidas nada. Y si te parece difícil, no te preocupes: ¡cuando lo hayas hecho unas cuantas veces ya lo tendrás absolutamente dominado!

1) Lávate y sécate bien las manos antes de empezar. A continuación, asegúrate de tener a tu alcance todo lo que necesitarás (pañales, toallitas, cremitas, etc.) y coloca al bebé en un sitio adecuado que resulte cómodo para los dos. Puedes usar un cambiador o, en su defecto, una toalla colocada sobre una mesa o superficie amplia y que no resulte resbaladiza.

2) Suelta los cierres del pañal usado y pégalos sobre sí mismos para evitar que se adhieran al cambiador, la toallita o la propia piel del bebé. A continuación, aparta un poco el pañal para valorar si está muy sucio, pero todavía no lo quites del todo ya que el bebé podría aprovechar la ocasión para soltarte algún chorrito o una deposición.

3) Si hay deposiciones, límpialas primero usando el propio pañal sucio. Después utiliza una toallita húmeda para retirar el resto de la suciedad. Para ello, coge las piernas del bebé por los tobillos y levántale el culito, es la forma más cómoda de acceder a la parte de abajo y de paso evitar que se escurra mientras buscas la toallita o el pañal de recambio.

4) Recuerda que a los niños debes limpiarlos de atrás hacia delante (del culito a los genitales) y a las niñas de adelante hacia atrás (de los genitales al culito) para evitar que la suciedad pueda provocar una infección en la vagina. La limpieza debe ser minuciosa, haz varias pasadas con diversas toallitas si es preciso hasta dejarlo impecable.

5) Si tiene el culito irritado, es el momento de aplicar una crema para el pañal. Si no, coloca el pañal limpio ya abierto. Pon primero la parte de atrás debajo del culito del bebé y a continuación dobla la parte de arriba sobre la tripa hasta que encaje el cierre.

6) Ajusta el cierre procurando no apretar demasiado el pañal ni dejarlo muy suelto. Tampoco debe quedar mucho pañal entre las piernas porque puede causar irritación. Si es un niño, asegúrate de que la colita apunta hacia abajo para evitar escapes de orina.

7) Dobla el pañal sucio envolviéndolo sobre sí mismo con la parte manchada hacia dentro y ciérralo usando sus propios cierres adhesivos. Deposítalo en un contenedor para pañales o en la basura, pero ten en cuenta que pronto empezará a oler bastante mal.

¡Listo! Has cambiado tu primer pañal. Puede que hayas tardado un poco más de la cuenta o no te haya quedado tan bien como te gustaría, pero tranquilo: ¡ya aprenderás!

¿Qué trucos utilizas para cambiar los pañales a los bebés?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación