Al VolanteConsejosEmbarazoSeguridad

¿Hasta cuándo es seguro conducir estando embarazada?

junio 29, 2012 0 comentarios

¿Hasta cuándo es seguro conducir estando embarazada?

Ya sea por convicción o porque no les queda más remedio, muchas embarazadas mantienen su rutina habitual hasta una etapa avanzada de la gestación. Esto incluye conducir, algo que puedes hacer hasta el final del embarazo con algunas precauciones.

Los periodos más críticos para conducir son el primer y el tercer trimestre. En las semanas iniciales, no te pongas al volante si sufres mareos, náuseas u otras molestias que puedan reducir tu concentración. Además, si has cumplido más de 35 años, tuviste algún aborto, sufres hemorragias o problemas de infertilidad, consulta con tu médico si deberías conducir. En la recta final del embarazo, el riesgo es que la barriga ya resulta tan voluminosa que cualquier golpe puede dañar el feto o provocar un parto prematuro.

Recuerda que, a pesar de estar embarazada, debes seguir usando el cinturón de seguridad. Sólo estarás exenta si el médico te expide un certificado. Para conducir protegida y cómoda, sitúa la parte superior del cinturón entre la barriga y el pecho y la parte inferior entre la tripa y los muslos. No lo coloques atravesado sobre el vientre porque podría dañar al bebé en caso de una colisión o frenazo. Existen adaptadores y almohadillas específicos, aunque asegúrate de que su uso esté permitido en España.

Es aconsejable que eches el asiento un poco hacia atrás para alejarte al menos 20 centímetros del volante. También puedes bajarlo ligeramente para que te quede a la altura del pecho, no de la tripa. Así minimizarás los efectos de un posible impacto por un accidente. Si es necesario, puedes reclinar el asiento para viajar con más comodidad.

En cuanto al airbag, al contrario de lo que se venía diciendo hasta ahora, los expertos en seguridad vial recomiendan en la actualidad no desconectarlo (en el asiento del conductor no es posible, pero en el del acompañante sí). A pesar de sus riesgos, el airbag sigue ofreciendo más ventajas que desventajas a la embarazada y al feto en caso de accidente.

Finalmente, procura conducir de forma tranquila y relajada, sin acelerones o frenazos bruscos ni imprudencias. Un simple golpe, aunque no sea muy importante, puede producir consecuencias muy negativas para la madre y para el feto. También es recomendable que tus desplazamientos  en coche no sean muy largos y que pares cada dos horas para descansar, estirar las piernas y evitar fatigarte excesivamente.

¿Has seguido conduciendo estando embarazada? ¡Cuéntanos!

Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación