Al VolanteSeguridad

Evitar los mareos en el coche

julio 23, 2012 0 comentarios

Evitar los mareos en el coche

Muchos niños se marean en el coche, lo cual puede convertir un viaje largo en un calvario para todos. No existen soluciones “mágicas”, pero sí varias manera sencillas de prevenir los mareos o al menos paliar sus efectos.

Los niños se empiezan a marear a partir de los dos años, cuando tienen más desarrollada la percepción espacial. Al igual que los adultos, los niños se marean debido a un curioso fenómeno: la vista percibe que están quietos (los objetos que tienen a su alrededor dentro del coche no se mueven) pero el oído y los otros sentidos indican que sí están en movimiento (por el ruido, la velocidad, etc.) Esto confunde al sentido del equilibrio y provoca el mareo.

Por eso la principal forma de evitar los mareos es procurar que el niño pueda ver la carretera en movimiento. Para ello, intenta escoger una sillita elevada y no obstaculices su visión mediante parasoles u otros objetos (a menos que sea preciso por el calor). También debes evitar que el niño lea o mire fijamente algún objeto dentro del coche. Es mejor que mire el paisaje, así que proponle un juego basado en buscar objetos en el horizonte.

El mareo tiene también un marcado componente psicológico. Si el niño se mareó antes en el coche, se sentirá predispuesto a volver a encontrarse mal la próxima vez que monte en él. Para evitarlo, procura distraerle durante el viaje con cuentos, canciones o algún juguete adecuado para el coche. También es importante evitar preguntarle cada cinco minutos “¿Te mareas?”, “¿Qué tal vas?”, “¿Paramos?” etc. para que no empiece a pensar en ello.

Otras medidas que previenen el mareo son ventilar bien el coche, evitar el calor excesivo, no fumar o usar ambientadores fuertes y darle comidas ligeras antes de viajar. No es recomendable que coma dentro del coche, es mejor detenerse para que lo haga. Existen medicamentos para prevenir el mareo, pero sólo se pueden administrar a mayores de tres años. Además, algunos provocan somnolencia o malestar, por lo que a los niños no les gustan. Es preferible recurrir a ellos como última opción si todo lo demás falla.

En caso de mareo lo mejor es detenerse, salir del coche, caminar un poco, descansar y darle agua o comida al niño si le apetece, para ayudarle a asentar el estómago. Si no hay posibilidad de parar o el mareo persiste al retomar la marcha, ten mucha paciencia… ¡y una bolsa a mano por si acaso!

¿Qué otros consejos puedes dar para evitar los mareos en el coche?

Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación