ConsejosEmbarazoMes a mesSalud

La primera ecografía del bebé

agosto 24, 2012 0 comentarios

La primera ecografía del bebé

Uno de los momentos más esperados del embarazo es cuando te hacen la primera ecografía y puedes ver al pequeño/a que está creciendo en tu interior. Vamos a explicar en qué consiste, los riesgos que comporta y lo que debes tener en cuenta al realizarla para despejar cualquier duda.

La primera ecografía se realiza normalmente a las doce semanas de gestación, cuando se cumple el primer trimestre del embarazo. Su objetivo es conseguir información relevante para el médico: la colocación del bebé en el útero, su tamaño, verificar si se trata de un embarazo múltiple, estimar si la cantidad de líquido amniótico es adecuada, descartar anomalías en la anatomía básica del bebé y determinar su sexo (no siempre se puede).

La prueba es muy sencilla y consiste en emplear ultrasonidos para obtener una imagen del interior del abdomen. Para ello, te acostarán en una camilla con el vientre descubierto y te aplicarán un gel (un poco frío) que facilita la conducción de los sonidos. Luego se desliza por encima del vientre un aparato que transmite ondas sonoras. El ordenador las interpreta y reconstruye para mostrar una imagen de tu bebé. En algunos casos la ecografía se realiza introduciendo una sonda en la vagina que ofrece imágenes más detalladas.

El procedimiento no es doloroso ni molesto y los estudios realizados a lo largo de 35 años han concluido que no resulta peligroso para el bebé. En algunas investigaciones se ha apuntado que los ultrasonidos podrían provocar alteraciones en el feto, pero no se han obtenido resultados concluyentes.

Puede que la primera ecografía te decepcione un poco porque las imágenes no siempre son nítidas y a menudo la posición del bebé o la colocación de los brazos y manos impiden determinar si es niño o niña. Pero con la ayuda de tu médico, podrás interpretarla y tener una primera «foto» de tu futuro hij@.

En los últimos años se han desarrollado técnicas de ecografía 3D (en tres dimensiones) y 4D (con movimiento) que muestran imágenes más detalladas. Generalmente este tipo de ecografías complementarias no se utilizan para los diagnósticos médicos y por lo tanto deberás pagar si deseas hacértelas.

¿Cómo fue tu primera ecografía? ¿Te emocionaste?

Imagen: FreeDigitalPhotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación