EducaciónTécnicas

¿Es mala la “mamitis” o apego excesivo a la madre?

septiembre 19, 2012 0 comentarios

¿Es mala la "mamitis" o apego excesivo a la madre?

Muchos bebés atraviesan una etapa que se conoce popularmente como “mamitis aguda” en la que no quieren separarse ni un momento de su madre. Este fenómeno es normal, transitorio y no debería preocuparte, aunque si consideras que está afectando a su desarrollo puedes ayudarle a superarlo.

Desde la gestación, tu bebé ha establecido un vínculo especial con su madre. Por lo tanto, es lógico que en los primeros meses de vida se sienta más a gusto contigo que con cualquier otra persona, incluido su papá. Sin embargo, a veces esta dependencia puede resultar excesiva hasta el punto de que no quiere estar con nadie más. También puede aparecer como reacción emocional ante un cambio importante que le descoloca, por ejemplo cuando vuelves al trabajo, al empezar la guardería, si nace un hermanito, etc.

La “mamitis” siempre es temporal y no debería preocuparte. Pero si quieres aumentar su independencia puedes empezar por acostumbrarle a pasar ratos al cuidado de otras personas como su papá, abuelos, hermanos mayores, etc. Al principio deben ser periodos cortos y luego los puedes ir ampliando. Si se trata de desconocidos como una cuidadora, lo mejor es que estés un tiempo con los dos hasta que se acostumbre a ella y adquiera confianza.

Siempre que te vayas a ir y dejes a tu bebé a cargo de otra persona, despídete afectuosamente y explícale cuándo volverás. Si es pequeño todavía no entenderá tus palabras, pero la despedida y tu voz le tranquilizarán. Recuerda que aún no tiene desarrollados el sentido del tiempo y la memoria, por lo que a veces “no sabe” si volverás cuando te marchas.

También es recomendable que enseñes a tu bebé a jugar solo. Al ser pequeño necesita supervisión constante, pero eso no significa que estés todo el tiempo “pegada” a él: puedes dejarle un rato en el parque, la hamaca o la trona mientras realizas otras tareas y así aprenderá a entretenerse.

Otra forma de aumentar su autonomía es hacer que se relacione con otros niños en el parque, en una ludoteca, en casa de amigos, etc. Al principio querrá tenerte cerca para sentirse más seguro, pero pronto descubrirá que también es divertido pasar un rato con amiguitos de su edad. En cualquier caso, nunca le fuerces a jugar o a quedarse con extraños si reacciona negativamente a ello, es mejor esperar un poco a ver si pierde el miedo.

Finalmente, no te angusties ni te enfades cuando te reclame insistentemente para hacer algo o por el contrario prefiera a otra persona; tu  bebé no es consciente del impacto emocional que tienen sus decisiones y no las toma con ánimo de ofender o “castigar” a nadie. Simplemente, escoge a la persona con quien más le apetece estar en cada momento. ¡Es natural!

¿Tu bebé tiene “mamitis? ¿Te parece negativo o positivo?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación