PsicologíaSalud

Los reflejos de los bebés

septiembre 24, 2012 1 comentario

Los reflejos de los bebés

Desde que nacen, todos los bebés tienen reflejos innatos que les ayudan a adaptarse al nuevo entorno en el que se encuentran. Algunos de ellos son bastante sorprendentes, vamos a comentarlos para que sepas más sobre este curioso fenómeno.

Los reflejos son respuestas automáticas e involuntarias de nuestro cuerpo, que no han sido aprendidas. Por ejemplo, cuando parpadeamos al exponernos a la luz o tosemos para despejar las vías respiratorias. Los bebés presentan algunos reflejos específicos que les ayudan en su primera etapa, pero desaparecen a medida que logran más control sobre su organismo.

Estos reflejos pueden ser de dos tipos: primarios o secundarios.

Reflejos primarios

Los reflejos primarios están presentes al nacer pero se pierden con el tiempo. Se comprueban en los recién nacidos mediante el test de Apgar, ya que su ausencia indica problemas de desarrollo. Los más importantes son:

Reflejo perioral o de búsqueda: si le tocas la mejilla, el bebé gira la cabeza hacia el lugar donde le tocaste, abre la boca e intenta succionar. Es el reflejo que le ayuda a encontrar el pezón para alimentarse durante la lactancia.

Reflejo de Moro o de sobresalto: al oír un ruido fuerte o sentir que cae de espaldas, el bebé se sobresalta, abre los brazos y extiende las manos. La finalidad de este reflejo es intentar aferrarse a tu cuerpo en caso de caída.

Reflejo de prensión o sujeción: al acariciar la palma de la mano o la planta del pie, el bebé cierra los dedos. Lo hace con tanta fuerza que le puedes levantar entero. Se cree que es un vestigio de nuestra etapa de primates.

Reflejo de Galant: al acariciarle en la zona lumbar, el bebé se arquea y gira la cadera hacia ese lado. Es un reflejo vinculado al control lateral del cuerpo y su persistencia se relaciona con los niños y niñas que mojan la cama de mayores.

Reflejo de buceo: hasta los seis meses, los bebés pueden tener la boca abierta bajo el agua sin ahogarse, ya que no tragan el agua. En cambio, cuando son mayores deben volver a aprender este instinto para poder nadar.

Reflejos secundarios

Estos reflejos no están presentes al nacer, pero aparecen en los primeros meses de vida para ayudarles en su desarrollo. Se trata de los siguientes:

Reflejo de succión: al ponerle el pezón o el dedo en la boca, empieza a chuparlo. Es el reflejo que le permite alimentarse y aparece en las primeras semanas, por eso no todos los bebés saben mamar desde el primer día.

Reflejo de Landau: cuando le tumbas boca arriba, endereza el tronco y eleva la cabecita mientras extiende los pies y los brazos. Aparece hacia los cuatro meses y está relacionado con la coordinación psicomotora y el equilibrio.

Reflejo de gatear y andar: si le tumbas boca abajo y le tocas la planta del pie, estira la pierna y empuja  hacia adelante. Por otro lado, si le sujetas por debajo de los brazos, cuando el pie toca el suelo intenta andar.

Reflejo del paracaídas: si sujetas al bebé en vertical y le inclinas bruscamente hacia adelante, abre los brazos y las manos para “parar” el golpe. Aparece a los seis meses como defensa ante el mayor riesgo de caerse.

¿Cuáles de estos reflejos has observado en tu bebé?

Publicaciones que podrían interesarte...

1 comentario

cirugia plastica septiembre 25, 2012 at 8:26 pm

que buenos aconsejos soy mama primeriza y vivi preocupada acerca de como hacer en esta etapa con mi baby
muy buen blog pues tienes todos contenidos importantisimos para las mamas como yo q queremos saber mas sobre esta hermosa etapa de nuestros bebes
felicitaciones
saludos

Reply

Deja un comentario en esta publicación