EnfermedadesSalud

Cómo dar medicamentos a los bebés

octubre 19, 2012 0 comentarios

Cómo dar medicamentos a los bebés

Todas las madres y padres saben la “batalla” que supone dar una medicación a un bebé enfermo. No suelen ponértelo fácil, pero hay trucos que ayudan a que la hora de la medicina no se convierta en un drama. ¡Toma nota!

En primer lugar, conviene recordar que nunca debes medicar a un bebé si no lo prescribe un especialista. Su organismo es todavía inmaduro, de modo que el medicamento más inocuo puede provocar efectos peligrosos. Dicho esto, veamos algunas recomendaciones para administrar los distintos fármacos.

Pastillas: no suelen recetarse a bebés, porque tienen dificultades para tragarlas. Lo mejor es machacarlas en una cuchara y mezclarlas con agua o zumo (si ya toma). Algunos padres las disuelven en el biberón, pero en ese caso tienes que asegurarte de que se lo acaba todo o no servirá.

Jarabes: son más fáciles de administrar, pero a menudo los bebés los escupen debido a su sabor extraño o amargo. Lo mejor es usar una cucharilla, aunque tengas que dárselo en varias veces, o una jeringuilla o cuentagotas colocado en el lateral de la boca, siempre con mucha paciencia y cuidado.

Colirios: poner gotas en los ojos de un bebé es todo un arte. Conviene hacerlo con rapidez y suavidad antes de que te vea venir y decida cerrar el ojo. Si lo cierra, puedes abrirle el párpado de arriba con cuidado mediante el dedo o ponérselo sobre el lacrimal para que le entre cuando abra el ojo.

Gotas en los oídos: lo mejor es tumbarle y sujetarle la cabeza de lado mientras las aplicas. Luego entretenle un rato en esa postura hasta asegurarte de que han penetrado en el oído. Puedes calentar el frasco con las manos para que las gotas no estén tan frías y no sean tan desagradables.

Inhaladores y nebulizadores: en los bebés suele usarse una mascarilla para su aplicación. Debes colocársela cubriendo toda la boca y la nariz, presionar el inhalador o nebulizador y esperar unos segundos hasta que lo respire. Plantéaselo como un juego con premio si “logra” permanecer quieto.

Supositorios: también están en franco retroceso, ya que los médicos se inclinan por formatos más cómodos. De cualquier forma, si los recetan a tu bebé asegúrate de ponérselos por el extremo correcto y además puedes untarlos con una gota de vaselina o aceite de oliva para que entren mejor.

Pomadas: aprovecha cuando esté distraído viendo la televisión o algo que le haga gracia para aplicársela como quien no quiere la cosa. Después vigila que no se la quite frotándose con algo o se le ocurra embadurnarse los dedos con ella para luego llevársela a la boca o a otra parte distinta del cuerpo.

Por último, lee atentamente las instrucciones de los medicamentos, calcula las dosis con la mayor exactitud posible, guárdalos en un lugar seguro para prevenir posibles intoxicaciones y consulta al pediatra en caso de duda.

¿Qué trucos nos recomiendas para dar medicinas a los bebés?

Imagen: FreeDigitalPhotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación