A comerConsejosEducaciónPsicologíaSaludTécnicas

Cómo quitar el chupete al bebé

octubre 17, 2012 0 comentarios

Cómo quitar el chupete al bebé

En los primeros años de vida, el chupete realiza una importante función para tranquilizar a tu bebé, satisfacer su instinto de succión y ayudarle a dormirse. Sin embargo, con el tiempo es necesario retirarlo para evitar problemas de salud, aunque no resulta nada fácil. Veamos algunos consejos para lograrlo.

No existe una edad establecida, pero los expertos recomiendan empezar a retirar el chupete a partir del año de vida (se puede dejar sólo para dormir) y eliminarlo del todo como máximo a los tres años. En cualquier caso, cuanto antes mejor, porque si esperas será mucho más difícil. Además, el uso prolongado del chupete se asocia a trastornos de salud como la deformación del paladar, una mala colocación de los dientes, problemas para respirar cuando el bebé está resfriado, un mayor riesgo de sufrir otitis, etc.

Nunca resulta sencillo quitarle el chupete a un bebé, generalmente suele provocar una reacción desconsolada. Por ese motivo, es conveniente que se lo anuncies con tiempo para que se mentalice y elijas un momento adecuado, que no coincida con otros cambios importantes en su vida como empezar la guardería o tu regreso al trabajo. Así no lo percibirá como un “castigo”.

No hace falta inventar historias fantásticas para retirar el chupete, basta con explicarle que ya es mayor y no necesita seguir usándolo porque es de niños pequeños. Puedes servirte de un cuento como “Adiós chupete” para intentar transmitirle este razonamiento. Este tipo de reafirmación positiva resulta mucho más eficaz que cualquier truco casero. En cambio, no es aconsejable “sabotear” el chupete cortándolo o untándolo con sustancias amargas para que le resulte desagradable usarlo, podría tener consecuencias  imprevistas.

A partir del día en que hayas acordado retirar el chupete, éste debe desaparecer por completo de su vida. Lo ideal es romper y tirar todos los chupetes que queden en la casa. De esta forma no habrá marcha atrás y tu bebé se conformará y olvidará más rápido del chupete que si sospecha que todavía lo tienes guardado en un armario o cajón de casa “por si acaso”.

A cambio de la retirada del chupete, puedes “premiar” a tu  bebé con alguna recompensa. Por ejemplo, un nuevo juguete para dormir al que transferirá parte de las virtudes tranquilizadoras que hasta ahora encarnaba el chupete.

También es una buena idea establecer un nuevo ritual para acostarle, como contarle un cuento o cantarle una nana para tranquilizarle. Aún así, es posible que haya más de un momento de lloros, sobre todo por las noches. El bebé intentará poner a prueba tu convicción y capacidad de resistencia. Deberás aguantar recordando que mantener el chupete no le aporta ningún beneficio.

¿Cuándo le quitaste el chupete a tu bebé? ¿Usaste algún truco?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación