A comerConsejos

Ayuda a tu bebé a dejar el biberón

noviembre 28, 2012 0 comentarios

Ayuda a tu bebé a dejar el biberón

A partir del año de vida, o incluso antes, tu bebé, ya está preparado para dejar el biberón y empezar a beber en vaso o taza. Este paso supone un gran avance en su autonomía, aunque no siempre resulta fácil conseguirlo.

El biberón es un importante aliado en los primeros meses de vida del bebé. Pero cuando se acerca al año de vida, es recomendable que empieces a acostumbrarle a beber en una taza o vaso, por diferentes motivos.

En primer lugar, seguir usando el biberón es un freno a su autonomía personal y puede provocar burlas o rechazo de otros niños que ya lo hayan dejado atrás, o incluso de adultos poco transigentes con estas “debilidades”.

Además, muchos bebés se vuelven “adictos” al biberón como recurso para calmar su ansiedad, al igual que hacen con el chupete. Un uso prolongado del biberón puede provocar asimismo caries, deformaciones en el paladar, que los dientes salgan mal colocados o incluso que el bebé tarde más en hablar.

Lo mejor para quitar el biberón sin lloros ni dramas es explicarle que, como ya es un niño “grande”, no lo necesita. Cómprale una taza o vaso de plástico adecuado para bebés, con una base ancha y estable, poca capacidad y asas o relieves que faciliten agarrarlo con las manos. Al principio puede incluir una boquilla o dispositivo antiderrame para facilitar su utilización. Es importante que impliques a tu bebé en el proceso de elegir y comprar la taza o vaso que más le guste, con sus dibujos preferidos, etc. Incluso le puedes permitir “jugar” con el recipiente los primeros días para que no le resulte extraño.

A continuación, empieza a sustituir progresivamente el biberón por la taza o vaso sin eliminarlo radicalmente. Puedes empezar por ejemplo con la merienda. Elige alguna bebida que le guste especialmente, de este modo le resultará más difícil rechazarla aunque se presente en un nuevo “formato”.

Cada vez que use bien la taza o vaso, refuérzale felicitándole por sus progresos y por beber ya como un niño “mayor”. En cambio, no le riñas cuando vierta el contenido, se le caiga la taza o vaso al suelo, etc. porque entonces sólo harás que asocie el nuevo recipiente con algo negativo que le hace sentir mal. Progresivamente, ve eliminando el biberón de su rutina hasta que se acostumbre a beber con el vaso o taza y lo olvide por completo.

Es conveniente iniciar este proceso lo antes posible, incluso antes del primer año, porque cuanto más tardes en quitar el biberón a tu bebé, más le costará renunciar a él al haberlo convertido en parte de su vida cotidiana.

¿Cuándo le retiraste el biberón a tu bebé? ¿Te costó?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación