En CasaSeguridad

Unas Navidades seguras con tu bebé

diciembre 24, 2012 0 comentarios

Unas Navidades seguras con tu bebé

Las Navidades son las fiestas por excelencia para disfrutar con tu bebé. Sin embargo, en estas fechas tan señaladas debes tomar precauciones para evitar riesgos que podrían desembocar en un disgusto. Recordemos los consejos de seguridad básicos para que nada empañe esta celebración.

Como ya sabes, los adornos de Navidad ejercen una atracción irresistible para los bebés, aunque a menudo no han sido diseñados pensando en ellos. Por lo tanto, procura que la decoración navideña esté fuera del alcance de sus curiosas manitas, especialmente todo aquello que puedan llevarse a la boca y provocar riesgo de atragantamiento como las figuritas del Belén, los elementos que cuelgan del árbol, ornamentos del hogar, etc. Lo mejor es colocarlo todo a una altura adecuada para que lo puedan ver, pero no tocar.

El árbol navideño merece una mención aparte, porque es susceptible de volcar y caérseles encima si empiezan a jugar con él. Los abetos de plástico son más seguros porque no dejan caer agujas. Si optas por un abeto natural, sitúalo fuera de las zonas de paso y corta las ramas bajas. Las luces también deben ser seguras, y los mandos y cables han de estar fuera del alcance de los niños. Por si acaso, coloca el árbol lejos de las cortinas, chimenea, etc.

En el Belén debes evitar las figuritas pequeñas, que pueden “desaparecer” en manos de los bebés sin que te des cuenta, así como el musgo natural, el serrín y la nieve artificial. Un excelente sustituto para darle un toque invernal al pesebre es la harina, que queda muy bien y resulta inocua. También hay que explicarle al bebé que el Nacimiento es un adorno, no un nuevo juguete.

Cuando hay niños pequeños en casa, conviene prescindir de las plantas típicas de la Navidad como el muérdago, el acebo y la flor de Pascua, ya que resultan venenosas si se ingieren. Las velas tampoco son recomendables, por el riesgo de provocar quemaduras o accidentes caseros. Mucho cuidado también con todo lo que suele quedar encima en la mesa tras los banquetes: tapones de corcho, frutos secos, palillos, etc. Pueden acabar en manos de los bebés en un descuido e intentar llevárselos a la boca, nariz u orejas.

Finalmente, procura que todos los juguetes que reciba el bebé en estas fechas sean seguros y adecuados a su edad. Y recuerda que no es conveniente que los niños muy pequeños tomen dulces navideños y alimentos que no hayas introducido en su dieta. ¡Ya son días suficientemente especiales para ellos!

¿Qué más recomiendas para unas Navidades seguras con bebés?

Imagen: Freedigitalphotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación