CrecimientoDe 12 a 18 mesesSaludSeguridad

Cómo usar correctamente los andadores para bebés

Febrero 22, 2013 2 Comments

Cómo usar correctamente los andadores para bebés

Muy populares hace unos años, últimamente los andadores han cogido mala fama: les acusan de dificultar el desarrollo del bebé, provocar accidentes, etc. Sin embargo, son muy seguros y recomendables si los usas siguiendo las precauciones adecuadas. Vamos a repasar cuáles son.

Los andadores para bebés son accesorios formados por una silla regulable que va montada sobre una amplia base con ruedas. Permiten al bebé mantenerse en pie y desplazarse por la casa cuando todavía no ha desarrollado la fuerza, coordinación y estabilidad necesarias para poder andar. La edad recomendada es a partir de los seis meses, siempre que el bebé muestre buena disposición a ponerse de pie, y debes retirarlos cuando ya empieza a caminar por sí solo.

En este sentido, es necesario usar el andador con moderación y de forma esporádica, como un juguete más para animar a tu bebé a levantarse y explorar nuevas posibilidades de movilidad. Un uso excesivo o prolongado del andador puede provocar que el bebé adopte posturas inadecuadas, al aprender a andar sobre las puntas de los pies, arqueando las piernas y apoyando el peso en el aparato. Además, si tu bebé sólo camina en el andador, no se caerá nunca y tardará más en perfeccionar su equilibrio. Otra posibilidad es reemplazar el clásico andador tipo tacatá por un correpasillos con asa, que no rodee al bebé y le permita movimientos más naturales.

Teniendo en cuenta estas limitaciones, el uso puntual del andador es perfectamente recomendable. De hecho, además de ser divertido para ellos, resulta bastante práctico para dar más autonomía a tu bebé o liberar energías en los pequeños más inquietos. Eso sí, a la hora de elegir un andador asegúrate de que cumple los siguientes requisitos básicos de seguridad:

-Como cualquier juguete, debe estar homologado y llevar el sello CE.

-El asiento se tiene que poder regular en altura para que los pies del bebé lleguen perfectamente al suelo y no ande de puntillas.

-La anchura ha de ser adecuada para circular por puertas y pasillos sin chocar con los marcos o paredes. También es recomendable que se pueda plegar.

-Si tienes escaleras o desniveles en tu vivienda, elige un modelo que incluya bloqueo automático ante los escalones, para prevenir caídas.

Finalmente, ten en cuenta que con un andador, tu pequeño podrá llegar a sitios y alturas que antes quedaban fuera de su alcance. De modo que deberás supervisarle para prevenir accidentes, al igual que cuando empieza a andar.

¿Estás a favor o en contra de los andadores?

Publicaciones que podrían interesarte...

2 Comments

Paloma Febrero 11, 2017 at 3:03 pm

Estoy a favor tengo 3 hijos y están petfectos

Reply
Mamitus Febrero 14, 2017 at 3:31 pm

Hola Paloma:

¡vaya, felicidades!

¿Los 3 han usado andadores?

Saludos,

Mamitus

Reply

Deja un comentario en esta publicación