ActualidadDebes saberSeguridad

Disfraz seguro: ¿Es conveniente disfrazar a los bebés?

Febrero 8, 2013 0 comentarios

¿Es conveniente disfrazar a los bebés?

Carnaval, Halloween, Navidad… Son ocasiones especiales en las que el disfraz forman parte de la diversión. Eso sí, conviene que sigas algunas recomendaciones básicas de seguridad y sentido común para evitar posibles disgustos. Vamos a repasar las más importantes… ¡por si acaso!

En general, disfrazarse es positivo para los niños: además de divertirse con la novedad que supone, vestirse como alguien diferente y representar el papel de su personaje es una actividad muy completa que les ayuda a desarrollar su creatividad, el pensamiento simbólico, la empatía o capacidad de ponerse en el lugar de los demás, las habilidades de observación e imitación, etc.

Sin embargo, todos estos beneficios sólo se producen cuando el niño o niña ya es un poco mayor. Un bebé muy pequeño todavía no entenderá lo que sucede a su alrededor e incluso puede asustarse al ver a tantos “desconocidos” caracterizados de forma llamativa a su alrededor, música, gritos, etc. De modo que debes plantearte si vale la pena disfrazarle o es mejor optar por otra solución, como decorar su carrito o ponerle un gorrito.

En caso de que decidas disfrazar a tu bebé, lo ideal es dejar que él mismo decida de qué quiere disfrazarse, o si todavía no tiene edad suficiente, entonces darle a escoger entre varias opciones. La tarea de pensar, buscar o, mejor aún, confeccionar el disfraz en casa, ya es en sí misma una magnífica diversión y una ocasión estupenda para practicar tareas de manualidades.

Un disfraz seguro y apto para los más pequeños

Si decides comprar el disfraz o algunos de los accesorios, al igual que con los juguetes debes asegurarte de que llevan la etiqueta CE que certifica su homologación de seguridad, indica la edad recomendada de uso y contiene consejos para su utilización. Fíjate también en la composición, es conveniente que no esté hecho de materiales fácilmente inflamables.

Además de lo que diga la etiqueta, es importante que los disfraces no contengan piezas pequeñas que los bebés puedan tragar, puntas o filos con los que se puedan cortar o cordones en el cuello que puedan provocar asfixia. Por su parte, las máscaras o caretas deben tener orificios de ventilación, las pelucas han de ser de pelo corto y que no se desprenda fácilmente y el maquillaje tiene que ser hipoalergénico y apto para los más pequeños.

Por último, procura que el disfraz que le pongas no impida a tu bebé moverse con normalidad, gatear o andar, llevarse las manos a la boca, jugar y realizar todas las actividades típicas de su edad. También debes tener en cuenta si el disfraz abriga mucho o poco, para vestirle en consecuencia y prevenir los resfriados en función del tiempo o el sitio al que vayas.

¿Qué consejos puedes dar para disfrazar a los bebés?

Imagen: Tenisca en Flickr

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación