A comerConsejosLactancia

¿Qué debes comer cuando das el pecho?

febrero 25, 2013 0 comentarios

¿Qué debes comer cuando das el pecho?

Al igual que durante el embarazo, en la lactancia no debes “comer por dos” como se suele decir, sino “comer pensando en dos”. Esto significa llevar una dieta completa y equilibrada, pero no ingerir más alimentos de los necesarios ni privarte de nada, siempre aplicando el  sentido común.

Piensa que, durante la lactancia, tu metabolismo aprovecha mucho mejor los alimentos. De modo que tomar 2.500 calorías al día, algo más de la cantidad mínima recomendada para una mujer adulta, garantiza la producción de leche y la correcta nutrición del bebé sin el peligro de que aumentes de peso.

En principio puedes comer de todo mientras estés amamantando a tu bebé, no hay nada “prohibido” a excepción del alcohol (sólo alguna cerveza o copa de vino ocasional) y el tabaco, que ya deberías haber dejado cuando te quedaste embarazada. También puedes tomar café y otras bebidas con cafeína, pero sin abusar (una vez al día). Tampoco necesitarás suplementos vitamínicos a menos que te lo indique el médico; las mejores vitaminas son las que contienen los alimentos frescos cocinados al vapor o a la plancha.

Lo ideal es seguir una dieta variada que incluya muchos cereales (pan, arroz, pasta, etc.), legumbres (alubias, garbanzos, lentejas, etc.), verduras y fruta, lácteos, pescado y carne de vez en cuando. La variedad mejora la calidad nutricional de la leche y además ayuda a “educar” el gusto de tu bebé para que acepte mejor los nuevos sabores cuando empiece a tomar sólidos.

Sin embargo, ten en cuenta que algunos alimentos pueden alterar el sabor de la leche, como los ajos, cebolla, espárragos, alcachofas o las especias picantes. Aunque es poco probable que el bebé rechace la leche por ese motivo, sí pueden provocar que coma menos o se muestre más reticente a la hora de alimentarse. También es importante beber suficiente agua para mantenerte debidamente hidratada, unos dos litros de agua diarios compensarán la cantidad de líquido que pierdes en la leche que toma el bebé.

En contra de la creencia popular, no hay ningún alimento que aumente la producción de leche, por lo tanto no hace falta que te atiborres de lácteos, avellanas o cerveza negra. Tampoco pasa nada por darte de vez en cuando algún pequeño capricho como dulces, fritos, refrescos, aperitivos, etc. Pero este tipo de alimentos procesados engordan mucho y aportan pocos nutrientes para el bebé, por lo que su consumo debe ser muy ocasional y moderado.

Mientras das el pecho es probable que tengas más hambre, porque tu cuerpo está sometido a un mayor desgaste calórico. Para evitar tentaciones, ten a mano aperitivos saludables como fruta, un yogur, unas galletas, etc. Si has ganado mucho peso durante el embarazo puedes empezar a adelgazas durante la lactancia, pero sin someterte a dietas. Dado que la lactancia consume más calorías, si ajustas la cantidad de alimentos que tomas y realizas un poco de ejercicio moderado, como dar paseos, podrás bajar de peso de forma saludable sin poner en riesgo la alimentación de tu bebé.

¿Hay algún alimento que no le guste a tu bebé cuando le das el pecho?

Imagen: Sanutri en Flickr

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación