EducaciónPrimeras habilidades

¿De qué depende la inteligencia del bebé?

Marzo 22, 2013 0 comentarios

¿De qué depende la inteligencia del bebé?

Nadie sabe porqué algunos bebés acaban siendo más inteligentes que otros. Hay numerosos factores que intervienen y que no puedes controlar. Sin embargo, también existen cosas que puedes hacer para estimularle.

La inteligencia de un bebé depende de diversos aspectos. Según los científicos, en un 50% está relacionada con la genética: unos padres inteligentes cuentan con más posibilidades de tener un bebé inteligente. Sin embargo, como ya sabes esto no siempre es así (al igual que unos padres de ojos marrones no siempre tendrán un hijo con los ojos del mismo color, como explicamos en este artículo). El otro 50% de la inteligencia está ligado a varios factores: el entorno del bebé, las relaciones sociales y la educación.

En cambio, no es cierto que la inteligencia esté relacionada con el tamaño de la cabeza ni con el carácter más impulsivo o reflexivo que presente tu bebé. Tampoco es verdad que las niñas sean más “listas” que los niños como acostumbra a decirse: ambos sexos tienen de entrada el mismo intelecto potencial, pero lo desarrollan a distintos ritmos a lo largo de su crecimiento.

Dicho esto, tu papel como madre o padre tiene una influencia fundamental en el desarrollo de la inteligencia del bebé. Todo empieza desde el momento del propio embarazo: si cuidas tu alimentación y llevas un estilo de vida saludable, el cerebro de tu hijo/a se formará correctamente. Una vez haya venido al mundo, tu bebé seguirá necesitando una buena alimentación que le aporte los nutrientes y la energía que requiere para desarrollarse totalmente.

La etapa más importante para el desarrollo de la inteligencia es el primer año de vida. Durante este periodo, tu bebé establecerá las conexiones más importantes entre las neuronas y áreas del interior de su cerebro. Además, en esta fase inicial, necesita sentir cerca a sus padres porque son los que le proporcionan la confianza imprescindible para explorar el mundo que le rodea: un bebé que se sienta solo o inseguro no aprenderá con la misma rapidez.

Disponer de juguetes y materiales didácticos le será muy útil en este aprendizaje, siempre que sean adecuados a su edad. Una buena práctica para estimularle es ir alternando los juguetes: escóndele durante unos días sus objetos preferidos para intentar que se fije en otros a los que hasta ahora no hacía caso. Además, ten en cuenta que tu bebé escogerá por sí mismo los medios que prefiere para desarrollar su inteligencia. Por lo tanto, debes permitirle investigar y experimentar con lo que haya a su alrededor. Por supuesto, siempre adoptando las medidas de precaución oportunas, pero sin prohibirle tocarlo todo, llevárselo a la boca o arrojarlo al suelo a ver qué pasa.

La música es otro elemento que favorece las conexiones entre las neuronas. Pero tampoco te obsesiones con acudir a todos los conciertos que puedas: para tu bebé será tan provechoso escuchar una ópera de Mozart como oírte cantar o que le enseñes a dar palmas siguiendo un ritmo tradicional. De la misma forma, está demostrado que si le expones a diferentes idiomas, aunque no sea mediante clases propiamente dichas, tendrá más facilidad para desarrollar sus futuras competencias lingüísticas, como contamos aquí.

Otro factor importante es procurar que tu bebé se relacione con cuantas más personas mejor, ya sea con otros niños/as de su edad o con adultos. Está demostrado que la sociabilidad fomenta el aprendizaje, ya que en sus primeros años los bebés aprenden sobre todo imitando el comportamiento de los demás. Por último, no tengas prisa por llevarle a la guardería, si no es imprescindible por tus obligaciones laborales: con una correcta estimulación y apoyo, en casa puede aprender lo mismo o más que en una escuela infantil.

¿Qué haces para estimular la inteligencia de tu bebé?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación