ConsejosEmbarazoPsicologíaSalud

La discriminación a las embarazadas en el trabajo

Marzo 11, 2013 0 comentarios

La discriminación a las embarazadas en el trabajo

Según la Fundación Madrina, el 90% de las embarazadas sufren “mobbing maternal”. Son  discriminaciones o presiones en el trabajo por ser madre o quedarte en estado. ¡Conoce tus derechos para que no los vulneren!

En primer lugar, como comentamos en un artículo anterior, si te quedas embarazada tienes derecho a pedir una baja por maternidad de 16 semanas, además de una baja médica si tienes molestias que lo justifiquen y una baja por riesgo para el embarazo según el puesto que desempeñes. Puedes repartir las 16 semanas que te corresponden antes y después del nacimiento, en función de lo que prefieras, y la empresa debe adaptarse a tu solicitud.

Otros derechos que te asisten como embarazada es no trabajar en turno de noche durante la gestación (si el médico te da un justificante), pedir el cambio a otro puesto si tienes que pasar mucho tiempo de pie, haciendo esfuerzos o manipulando productos tóxicos y acudir en el horario laboral a las consultas médicas y las clases de preparación al parto, siempre que avises antes a la empresa y justifiques la ausencia. Tampoco te pueden despedir durante la baja por maternidad o hasta que el bebé cumpla nueve meses.

Una vez haya nacido el bebé, tienes derecho a un permiso de lactancia de una hora al día hasta que cumpla nueve meses. Puedes dividirlo en dos fracciones de media hora, por ejemplo, para entrar más tarde y salir antes del trabajo. Otra posibilidad es solicitar una reducción de jornada hasta que tu hijo/a cumpla los ocho años y elegir el horario que deseas realizar, siempre en función de las posibilidades que ofrezca la empresa y previo acuerdo.

También puedes pedir una excedencia para cuidar de tu bebé por un máximo de tres años. Durante la excedencia no cobrarás, pero los dos primeros años contarán como si hubieras cotizado a la Seguridad Social. Además, la empresa debe reservarte el puesto que ocupabas durante el primer año, u ofrecerte uno de características similares si te reincorporas después de ese periodo.

En cambio, no tienes derecho a ausentarte del trabajo para cuidar a tu hijo/a por enfermedad. En ese caso deberás ceñirte a lo que indique el convenio colectivo vigente en tu empresa. O pactar con tu responsable cómo compensar el tiempo que has estado fuera, ya sea consumiendo días de vacaciones o recuperándolo mediante horas extra u otro tipo de acuerdo.

Si crees que tu empresa te niega o ha vulnerado estos derechos, te discrimina o te presiona por estar embarazada, puedes acudir al comité de empresa o a un sindicato, presentar una denuncia en la Inspección de Trabajo o interponer una demanda judicial. En el caso de que se demuestre la vulneración de tus derechos, podrás recibir una indemnización por los perjuicios ocasionados y la empresa tendrá que reincorporarte a tu puesto si te ha despedido.

¿Cómo reaccionaron en tu trabajo al saber que estabas embarazada?

Imagen: Freedigitalphotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación