ActualidadCrecimientoDe 0 a 6 mesesDebes saberSaludSeguridad

¿Cómo hay que coger a un recién nacido?

Abril 12, 2013 0 comentarios

¿Cómo hay que coger a un recién nacido?

“¿Así está bien?” “¡Me da miedo hacerle daño!” “Hazlo tú que yo no sé”. “Es tan pequeño que parece que se va a romper” Siempre surgen temores al coger a un recién nacido, pero resulta más sencillo de lo que parece.

¿Cuál es la forma adecuada de coger a un bebé? Lo más importante es controlar siempre el movimiento de la cabeza. Su cuello todavía es demasiado débil para sostenerla, de modo que con una mano debes sujetar la espalda y con la otra la cabeza para que no cuelgue ni se ladee. Otra posibilidad es apoyar su cabeza en el pliegue del codo, lo cual te permitirá sostenerle prácticamente con un solo brazo. Sin embargo, ten en cuenta que esta forma de sujetar al bebé requiere tener un poquito más de práctica.

Es muy probable que, si el bebé todavía no está muy familiarizado contigo, proteste un poco cuando le cojas las primeras veces o incluso se ponga a llorar. Para evitarlo, prueba a hablarle en voz baja y cariñosa mientras le coges, o incluso cantarle para tranquilizarle. Otra opción es acercar al bebé a tu pecho, el calor y los latidos del corazón le harán sentirse más seguro.

Mientras sostengas al bebé, evita los movimientos bruscos o elevar el tono de voz para no asustarle. A la mayoría de bebés les gusta que les mezan, pero debes moverle lentamente y con cuidado para evitar que se sienta inestable o se pondrá a llorar. Todo esto tienes que hacerlo controlando tus propios nervios: el bebé percibe rápidamente tu inseguridad y si siente que vacilas o lo coges con recelo, posiblemente no se sentirá a gusto contigo.

Cuando tengas que volverle a poner en la cuna, repite la misma maniobra pero a la inversa: sujétale la espalda con una mano y la cabecita con otra y deposítalo con lentitud para que no tenga la sensación de que se está cayendo. No retires las manos hasta que no esté totalmente tumbado sobre el colchón, comprueba que la espalda y el cuello queden rectos del todo y acompaña la maniobra con palabras tranquilizadoras para que no se altere.

Por último, antes de coger al bebé asegúrate de tener las manos limpias y calientes: a veces se pone a llorar simplemente porque estaba cómodo y calentito en su cunita… ¡y de repente le cogen unas manazas heladas!

¿Puedes contarnos algún otro truco para coger o sostener a un bebé?

Imagen: Freedigitalphotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación