PsicologíaSalud

El autismo en los bebés

abril 5, 2013 1 comentario

El autismo en los bebés

Uno de cada 150 recién nacidos presenta Trastornos del Espectro Autista, más conocidos como autismo. Se trata de un trastorno profundo del desarrollo del cual todavía conocemos poco. ¿Sabes cómo detectarlo?

El autismo es un trastorno del desarrollo cognitivo que afecta sobre todo a la capacidad para comunicarse e interactuar con los demás. Los bebés autistas se muestran muy retraídos, prácticamente indiferentes al mundo exterior, mantienen relaciones sociales y afectivas limitadas y muestran inclinación por la rutina y los patrones de actividad repetitivos. Las causas del autismo son desconocidas, se cree que puede deberse a un desarrollo anormal de las células del cerebro, y afecta cuatro veces más a los niños que a las niñas.

Aunque solemos hablar de “autismo” en general, en realidad se manifiesta de formas y grados distintas según el caso. Por eso los expertos prefieren hablar de Trastornos del Espectro Autista (TEA). Suelen manifestarse a partir del primer o segundo año de vida del bebé y los principales síntomas son:

-Incluso con su mamá o su papá, el bebé no sonríe ni se alegra al verlos o con sus juegos y bromas.

-El bebé no balbucea, no señala, no hace gestos como saludar o alzar los brazos para que le cojan y no reconoce su nombre cuando le llamas.

-Tarda más de lo normal en empezar decir palabras sencillas y no responde a las llamadas e indicaciones formuladas con la voz.

-Tiene una mirada peculiar, rehúye el contacto directo con los ojos y a veces cuando mira parece que esté “atravesándote” como si no estuvieras delante.

-Cuando se cae o se lastima, no llora ni busca consuelo. Reacciona de forma exagerada a ciertos estímulos y tiene un gran apego a algunos objetos.

-Se muestra excesivamente independiente para su edad, prefiere jugar solo y rehúye el contacto con otros niños y niñas o adultos.

-Realiza gestos y actividades repetitivas, como girar constantemente los juguetes, agitar las manos, balancearse o dar pequeños saltitos.

Si detectas cualquiera de estos síntomas, es conveniente que consultes con tu médico. Pero no te alarmes de forma innecesaria: pueden deberse a otros factores que no sean autismo. Sólo un experto puede hacer un diagnóstico.

Lamentablemente, el autismo no tiene cura porque no es una enfermedad, sino un trastorno que acompañará a la persona durante toda su vida. Sin embargo, mediante el apoyo familiar, una correcta estimulación, educación especial y en ocasiones tratamientos farmacológicos se puede contribuir al desarrollo e integración de los niños y niñas con Trastornos del Espectro Autista. Para más información, te recomendamos visitar la página web de la Confederación Autismo España: http://www.autismo.org.es.

¿Conoces algún caso de autismo? ¡Cuéntanos!

Imagen: Freedigitalphotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

1 comentario

centromedicae julio 15, 2015 at 1:33 pm

No habia vuelto a leer tu sitio web por un tiempo, porque me pareció que era aburrido, pero los últimos posts son de buena calidad, así que supongo que voy a añadirte a mi lista de blogs cotidiana. Te lo mereces amigo. 🙂

Saludos

[url=http://www.centromedicae.es]centromedicae[/url]

Reply

Deja un comentario en esta publicación