ConsejosEmbarazoEnfermedadesSalud

Amniocentesis: ¿cuándo se hace y para qué sirve?

Mayo 27, 2013 0 comentarios

Amniocentesis: ¿cuándo se hace y para qué sirve?

Se denomina amniocentesis una prueba prenatal que sirve para detectar anomalías en el feto antes de su nacimiento. Aunque es muy temida, en realidad los riesgos son mínimos. Sigue leyendo para conocerla mejor.

La amniocentesis consiste en pinchar con una aguja a través de la pared del abdomen para obtener una muestra de líquido amniótico, que es la sustancia en la que flota el bebé dentro del útero materno. Luego la muestra se analiza para identificar alteraciones genéticas o malformaciones en el feto. También permite determinar cuál es el sexo del futuro bebé con la máxima certeza.

Este procedimiento médico se realiza en el cuarto trimestre del embarazo, normalmente entre las semanas 14 y 22, y solo cuando existe alguna circunstancia que lo justifique. Se suele recomendar habitualmente en:

-Embarazos en mujeres de más de 35 años, ya que la edad aumenta el riesgo de que surjan alteraciones en los cromosomas como el Síndrome de Down.

-Cuando la ecografía u otros análisis detectan indicios de anomalías como la espina bífida, falta de oxígeno en el feto, infección intrauterina, etc.

-Si existen antecedentes familiares de enfermedades o trastornos genéticos hereditarios, como la fibrosis quística o algunos tipos de anemias.

La decisión de hacerte una amniocentesis es siempre tuya, nadie puede obligarte. En este sentido, debes saber que la prueba apenas dura unos minutos y las molestias son mínimas. El médico se guía con las imágenes de un ecógrafo para asegurarse de no producir ningún daño con la punción.

Después de hacerte la prueba, debes guardar reposo durante 48 horas, ya que pueden aparecer efectos secundarios como sangrados o pérdidas de líquido amniótico. Los resultados tardan de tres a cuatro semanas y tienen una altísima fiabilidad, por lo que sirven para despejar cualquier posible duda.

Debes saber que en la mayoría de las amniocentesis (95%) el resultado es que el bebé está perfectamente sano. Por lo tanto, el hecho de que tu médico te sugiera realizar esta prueba no implica necesariamente que algo vaya mal.

Finalmente, la amniocentesis tiene “mala fama” porque al hacerla existe un riesgo de rotura de la bolsa amniótica que puede provocar la interrupción del embarazo. Pero esto sucede en menos del 1% de los casos y a menudo la fisura se puede solucionar mediante reposo y tratamiento en el hospital.

¿Te han hecho una amniocentesis? ¡Cuéntanos cómo fue!

Imagen: Freedigitalphotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación