A comerConsejosEnfermedadesLactanciaSalud

¿Cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases?

Febrero 13, 2014 0 comentarios

¿Cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases?Después de comer, debes asegurarte de que tu bebé expulsa los gases o se sentirá muy incómodo y el llanto no tardará en llegar. A continuación te presentamos las diferentes técnicas que puedes usar para ayudarle a deshacerse de los molestos gases. ¡Así puedes probar la que te vaya mejor!

Los bebés, sobre todo los recién nacidos, tienden a tragar aire cuando comen o lloran. Este aire se acumula en el estómago y luego pasa al intestino, lo cual les provoca incomodidad e incluso dolor, además de dificultar la digestión. Por esa razón, después de cada toma (ya sea del pecho o biberón) debes ayudarle a echar los gases.

Existen varias formas de hacerlo, a continuación vamos a resumir las que resultan más eficaces.

En brazos: coloca al bebé pegado a ti, con la cabeza apoyada en tu hombro, y dale unas suaves palmaditas en la espalda para facilitar la salida de los gases. ¡Atención! Es probable que al expulsarlos regurgite un poco de leche, así que mejor ponte una toalla.

Boca abajo: sostén al bebé sobre tu antebrazo y mirando hacia abajo, mientras con la otra mano le das unas suaves palmaditas en la espalda. También puedes mecerle un poco. Este sistema tiene la “ventaja” de que no te mancharás con las regurgitaciones.

Sentado: siéntale sobre una superficie segura, sosteniéndole la cabeza y el cuello con una mano, y dale unas suaves palmaditas en la espalda. Es un sistema ideal para los bebés que tienden a regurgitar con el más mínimo movimiento después de comer.

Tumbado: coloca a tu bebé estirado boca arriba en una superficie plana y segura para hacerle un suave masaje en la tripa, presionando con suavidad. ¡Pero antes asegúrate de tener las manos bien calentitas! Estos masajes también alivian el cólico del lactante.

De lado: en algunos bebés resulta más efectivo tumbarle de lado y sujetarle los bracitos con una mano mientras le das palmaditas en la espalda con la otra. Si es muy pequeño, esta postura no está recomendada porque aún no sostiene correctamente la cabeza.

La bicicleta: en posición tumbada, cógele de los tobillos, acerca suavemente las rodillas a su tripa y luego aléjalas. Puedes hacerlo con las dos a la vez o de una en una. Con este movimiento le aplicarás un efectivo masaje en la tripa, ¡y además le parecerá muy divertido!

Finalmente, ten en cuenta que no siempre que el bebé echa los gases lo hace con un eructo, a veces es casi imperceptible. De modo que no hace falta insistir hasta que eructe; si después de usar cualquiera de estas técnicas le ves bien y contento, es que no tiene gases acumulados y está listo para dormir una buena siesta.

¿Cómo ayudas a tu bebé a echar los gases? ¡Cuéntanos!

Imagen: Guillermo Ruiz en Flickr

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación