EnfermedadesSalud

¿Están bien los pies de tu bebé? Los trastornos más habituales

septiembre 12, 2014 0 comentarios

 

¿Están bien los pies de tu bebé? Los trastornos más habituales

Imagen cortesía de M Robinson en Flickr

¿Sabías que todos los bebés nacen con los pies planos? Este problema suele corregirse por sí solo, pero si no es así requiere un tratamiento. Y no te pierdas tampoco los otros trastornos de los pies habituales en los recién nacidos que te contamos a continuación.

Al igual que la mayoría de las partes de su cuerpo, cuando nace los pies de un bebé aún están en proceso de formación y pueden presentar algunas anomalías que por lo general se solucionan espontáneamente, a medida que crecen. A continuación puedes ver los trastornos de los pies más comunes en los recién nacidos y cómo se corrigen.

Pie plano: se trata del defecto más frecuente, ya que como decíamos al principio todos los recién nacidos carecen de arco en los pies. Habitualmente, los pies planos en los bebés se corrigen de forma natural hacia los tres años. Si no es así, el pediatra deberá valorar si hay que consultar al especialista. Aunque si el pie plano no provoca molestias, dolor o dificultades para andar, la mayoría de las veces no es necesario un tratamiento.

Pie cavo: viene a ser lo contrario de los pies planos y consiste en un exceso de arqueamiento del pie que reduce la superficie de apoyo. Al igual que en el caso anterior, suele corregirse espontáneamente en los primeros años de vida, a medida que se desarrollan los huesos del pie, y no necesita tratamiento a menos que sea muy severo.

Pie talo: es cuando la punta del pie del bebé apunta hacia arriba, puede llegar incluso a estar alineada con la pierna. Normalmente se trata de un defecto provocado por la postura del feto en el útero y suele desaparecer en unos meses sin necesidad de tratamiento o con masajes. En el hospital lo detectarán y te dirán qué tienes que hacer.

Pie varo: los pies están inclinados hacia adentro, con lo que el bebé camina apoyando los lados de la planta del pie y separando las rodillas (como si montara a caballo, por eso también se conoce como pie equinovaro). Si la desviación no es excesiva, las piernas se alinean solas con el tiempo. A veces hay que recurrir a un tratamiento de ortopedia

Pie zambo: se trata de una desviación severa del pie hacia dentro, acompañada de una escasa flexibilidad del tobillo, lo cual impide caminar normalmente. Es una anomalía del pie que suele detectarse en las últimas ecografías. Requiere tratamiento ortopédico o una operación, aunque últimamente se logran corregir muchos casos con fisioterapia.

Finalmente, recuerda que un buen calzado para bebés es fundamental para que tu peque aprenda a caminar bien y evitar así la aparición de otros problemas. Descubre cómo deben ser los primeros zapatos de tu bebé y si es bueno que camine descalzo.

¿Cómo tenía los pies tu bebé al nacer? ¿Mostraba alguno de estos trastornos?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación