ConsejosEmbarazo

Las manchas del embarazo o melasma: ¿cómo evitarlas?

noviembre 25, 2014 0 comentarios

Las manchas del embarazo o melasma: ¿se pueden evitar?

A una de cada dos mujeres embarazadas les salen unas manchas marrones en la cara que se denominan melasma gestacional. Te contamos por qué salen, cómo puedes prevenir su aparición, cuándo se irán y las opciones que existen para eliminarlas.

Durante el embarazo, tu piel también cambia. Debido al efecto de hormonas como los estrógenos, la piel recibe más riego sanguíneo y se vuelve más luminosa, tersa y firme. ¡Es una de las razones por las que decimos que las embarazadas están más guapas!

Sin embargo, no todos los cambios en la piel de las embarazadas son tan positivos. A menudo, también aparecen unas manchas oscuras en la cara que se llaman melasma  y afectan al 50% de las gestantes. Aunque las manchas (también conocidas como cloasma o popularmente como «paño del embarazo») empiezan a formarse a partir del segundo mes de gestación, son más visibles hacia el final del embarazo. Tienen un característico color marrón claro y se localizan en la frente, las mejillas y alrededor de la boca; por eso en ocasiones también se las llama «máscara del embarazo». El melasma no supone ningún peligro para tu salud o la del bebé, pero sí que resulta fastidioso a nivel estético.

¿Por qué aparecen estas manchas en la piel durante el embarazo? El melasma se debe a la acumulación de melanina, el pigmento que determina el color de la piel. Por esa razón, tienes más probabilidades de que te salgan manchas si eres de piel morena. Y, por el mismo motivo, tomar el sol puede provocar o empeorar el oscurecimiento.

Por lo tanto, el mejor «tratamiento preventivo» para evitar la aparición del melasma gestacional es no tomar el sol durante el embarazo y aplicarte una crema solar con un alto factor de protección siempre que salgas a la calle, aunque sea invierno o esté nublado. Algunos expertos también recomiendan tomar alimentos ricos en vitamina C, que ayuda a aclarar la piel. En cambio, no es una buena idea intentar eliminar las manchas frotando o exfoliándote la piel, ya que eso estimula la producción de melanina.

El cloasma suele desaparecer por sí solo en los meses siguientes a dar a luz, una vez tu organismo recupera los niveles hormonales normales. Sin embargo, a veces las manchas persisten y en ese caso antes de probar nada lo mejor es consultar a un dermatólogo.

¿Tuviste manchas en el embarazo? ¿Se fueron solas o tuviste que hacer algo?.

Imagen cortesía de imagerymajestic/Freedigitalphotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación