ConsejosEmbarazoEnfermedadesSalud

Cómo prevenir los riesgos habituales de los embarazos múltiples

marzo 10, 2015 0 comentarios

Cómo prevenir los riesgos habituales de los embarazos múltiples

Los riesgos de los embarazos múltiples son similares a los de un embarazo “normal”, pero se dan con más frecuencia o tienden a agudizarse. ¡Y es que gestar a varios bebés le exige a tu cuerpo un esfuerzo aún mayor! Te contamos cómo prevenir estos riesgos.

Como comentamos en un artículo anterior, las gestaciones múltiples se consideran automáticamente como embarazos de riesgo. Por esa razón, la tendencia actual es intentar evitarlas cuando son fruto de tratamientos de fertilidad o de la aplicación de técnicas de reproducción asistida, ya que de forma “natural” suceden poco a menudo.

Además, la edad también supone una complicación adicional: la posibilidad de tener un embarazo múltiple aumenta a partir de los 30-35 años, así como la incidencia de las complicaciones típicas de gestar a varios bebés. ¿Cuáles son las más comunes? Sobre todo la anemia, retención de líquidos, hipertensión, preeclampsia y diabetes gestacional.

No es fácil prevenir la anemia, pero las analíticas la detectan en seguida. En caso de una anemia moderada, será suficiente con que repongas el hierro que te falta tomando un preparado oral que te recetará tu médico. Solo una anemia muy severa puede requerir medidas más expeditivas, como una transfusión de sangre después del parto.

La retención de líquidos por sí sola no suele ser más que una molestia. Para evitarla, procura llevar ropa holgada y ligera, especialmente en las piernas. También puedes sentarte o estirarte con los pies en alto, hacer algún ejercicio suave y bañarte los pies y los tobillos con agua fría. Descansar bien ayuda asimismo a evitar esta molestia.

Si eres propensa a la hipertensión, debes prestar aún más atención tu dieta de embarazada, que ha de ser baja en sal. El descanso también es una buena medida preventiva, ya que el estrés y el cansancio contribuyen a elevar la presión sanguínea.

Si no la controlas bien, la hipertensión puede dar lugar a una preeclampsia, un trastorno más serio que afecta a los riñones. Los síntomas de esta dolencia son hinchazón súbita en los tobillos o en la cara, dolor de cabeza, mareos, náuseas o visión borrosa. Si notas alguna de estas molestias, acude al médico enseguida pero sin alarmarte en exceso, porque la preeclampsia no reviste gravedad si el médico la diagnostica y trata a tiempo.

Finalmente, la diabetes de la gestante tampoco debe ser un motivo de especial preocupación en un embarazo múltiple. Entre las semanas 24 y 28 del embarazo, te harán la prueba de tolerancia a la glucosa para descartar este tipo de diabetes. Si la prueba da positivo, tendrás que seguir la dieta que te prescriban. Para reducir el riesgo de diabetes, si antes de quedarte en estado tienes sobrepeso conviene perder algunos quilos, siempre comiendo de forma equilibrada y ayudándote con algún ejercicio físico.

¿Has sufrido algunas de estas complicaciones o molestias en tu embarazo? 

Imagen cortesía de Freedigitalphotos.net/ David Castillo Dominici 

También puedes leer: 

Siete preguntas frecuentes sobre los embarazos múltiples

Consejos para afrontar un embarazo múltiple: ¿y si vienen dos o más bebés?

Las complicaciones más habituales de los embarazos múltiples

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación