En CasaNuestras marcasSaludSeguridad

Cómo elegir un colchón seguro para la cuna de tu bebé

mayo 11, 2015 0 comentarios

¿Sabías que tu bebé pasará 9.800 horas en la cuna en sus dos primeros años de vida? Por eso es tan importante elegir una buena cuna, pero también un colchón adecuado que ofrezca el mayor confort y seguridad. Esto es lo que debes saber al comprarlo.

Viscoelástico, de látex, de espuma, de muelles… La variedad de colchones para cuna es tan amplia como la que existe en los colchones para camas convencionales. Sin embargo, teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que tu bebé pasará en la cuna (más de 9.800 horas durante los dos primeros años, lo que equivale a una media de 18 horas al día, y luego puede seguir durmiendo en la cuna perfectamente hasta los 3 o 4 años), te darás cuenta de lo muy importante que es acertar al elegir el colchón para la cuna.

Desde Babykeeper, la empresa que ha desarrollado el primer colchón para cuna certificado como producto sanitario por su capacidad para reducir el riesgo de muerte súbita en el lactante, ofrecen las siguientes recomendaciones para elegir el colchón:

  • A diferencia de otros productos como las sillas de auto, no existe una certificación específica para los colchones de cuna. Debes fijarte en que tenga el sello CE y un certificado sanitario que avale que es 100% adecuado para bebés.
  • Lo importante de un colchón para cuna es el interior, no el exterior. No te dejes tentar por los diseños bonitos o divertidos; infórmate sobre las propiedades del colchón antes de comprarlo para cerciorarte de que es realmente adecuado.
  • El colchón debe encajar perfectamente con las medidas de la cuna, no puede haber huecos entre el colchón y la cuna donde pueda quedar atrapado el pie, la mano o la cabeza del bebé. Toma bien las medidas de la cuna antes de comprar.
  • Aunque un bebé pesa poco, la firmeza del colchón debe ser media/alta. Un colchón demasiado blando no es necesariamente más cómodo para el bebé, ni tampoco garantiza su seguridad, el descanso que necesita o su correcto desarrollo óseo.
  • Los materiales del colchón deben ofrecer confort térmico, es decir, generar poco calor y peritir la evacuación del calor que genera el organismo del recién nacido (ya que un bebé no regula su temperatura y puede padecer un golpe de calor).
  • Además del confort térmico, el material del colchón debe permitir la evacuación del CO2 que exhala el bebé mientras duerme, ya que de lo contrario puede dificultar su respiración y aumentar el riesgo de muerte súbita del lactante.
  • El colchón debe poder lavarse para garantizar una buena higiene. Añadir una funda de colchón para protegerlo aumenta el riesgo de encharcamiento en caso de vómito y no asegura acabar con la suciedad o bacterias que acumula el colchón.
  • Todos los materiales del colchón deben ser suaves e hipoalergénicos para evitar el riesgo de alergias, irritaciones y otras reacciones por el contacto con la delicada piel del bebé. ¡Recuerda que pasará muchas horas tumbado en el colchón!
  • No es aconsejable reutilizar colchones ya usados porque pueden estar deformados aunque no lo percibas. Tampoco es conveniente usar los colchones de cunas de viaje, plegables, etc. que están pensados para cortos espacios de tiempo.

Mira el vídeo para encontrar más información sobre el colchón Babykeeper. Y puedes encontrar toda la gama de colchones para cuna y accesorios de Babykeeper aquí.

También puedes leer:

Elegir una cuna para tu bebé

Falsas creencias sobre el sueño del bebé

Diez errores habituales a la hora de acostar al bebé

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación