De ViajeNuestras marcasSeguridad

¿Vas a la playa con un bebé? Lee esto para evitar disgustos

julio 24, 2015 0 comentarios

¿Vas a la playa con un bebé? Lee esto para evitar disgustos

Cuando llega el verano, los niños están ansiosos por ir a la playa y pasarlo en grande jugando en la arena y bañándose en el mar. Sin embargo, vale la pena planificar un poco lo que vas a necesitar y seguir estos simples consejos para que nada os arruine el día.

Seguro que recuerdas esos días maravillosos cuando eras pequeño y tus padres te llevaban a la playa. ¡Y ahora eres tú quien va con tus hijos! Ha pasado mucho tiempo, pero las precauciones básicas a seguir no han variado demasiado desde entonces.

En primer lugar, es fundamental elegir bien el sitio. Infórmate sobre las mejores playas para ir con niños, que suelen ser donde hay mucha arena, poca profundidad, escasas olas y corrientes y un fácil acceso. En cambio, las calas recónditas a las que solo se llega andando y tienen piedras en lugar de arena son bonitas pero poco prácticas…

Cuando ya hayas escogido la playa a la que vas a acudir, es el momento de preparar todo lo necesario. Muchos días de playa se fastidian por no haber pensado antes en algo que luego te hará falta: sombrilla para proteger a tu peque del sol, bañerita para remojarle y que esté fresquito si todavía es pequeño para meterle en el mar, etc. Encontrarás una práctica lista de cosas básicas para ir a la playa con bebés aquí.

Además de la sombrilla, es imprescindible usar un buen protector solar específico para niños, mínimo de factor 50 para los bebés y de factor 30 para los más mayorcitos. Recuerda que para que haga efecto, debes aplicar la crema solar antes de llegar a la playa, o su delicada piel podría quemarse mientras llegáis y os instaláis. También es necesario volver a ponerle crema cada cierto tiempo para mantener la protección y procurar que no esté todo el rato al sol, o vestirle con ropa transpirable que le proteja.

Ya en la playa, tu peque estará deseando explorar ese entorno tan diferente y lleno de novedades interesantes. Dale libertad para hacerlo, eso sí, sin perderle nunca de vista. También le encantará que dediques un rato a jugar con tu peque, de modo que aunque te apetezca mucho tumbarte en la toalla y relajarte tomando el sol, resérvale un tiempo.

A la hora de meterle en el agua, debes hacerlo poco a poco, mojándole las muñecas, el estómago y la nuca para equilibrar la temperatura del cuerpo con la del mar. Es muy importante para que no se produzcan cambios bruscos de temperatura que pueden provocar el temido corte de digestión o simplemente que coja frío (recuerda que un bebé no tiene la misma capacidad para regular la temperatura corporal que un adulto). Un pañal bañador evitará pequeños accidentes y hará que esté a gusto entre las olas.

El sol y la energía que los niños dedican a jugar en la playa hacen que su cuerpo se deshidrate rápidamente. Es muy posible que tu hijo no se dé cuenta y no te pida agua, pero debes hacerle beber líquidos o tomar fruta cada cierto tiempo para evitar la deshidratación. Así te asegurarás de que se mantiene hidratado toda la jornada.

Si sigues estas normas, seguro que todos lo pasaréis genial y evitaréis los impevistos que pueden convertir una jornada de diversión en un día para olvidar. ¡A disfrutar!

¿Qué no puede faltar en tu equipaje cuando vas a la playa con tu bebé? 

Imagen cortesía de photostock/Freedigitalphotos.net 

También puedes leer:

Las diez mejores playas para niños de España

El primer día de tu bebé en la playa

Precauciones en verano con los bebés

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación