ConsejosEmbarazoEnfermedadesSalud

La tiroides y el embarazo: ¿qué debes saber?

enero 25, 2016 0 comentarios

La tiroides y el embarazo: ¿qué debes saber?Tres de cada cien mujeres tienen hipertiroidismo o hipotiroidismo, dos trastornos de la glándula tiroides que pueden afectar al embarazo. La buena noticia es que son fáciles de diagnosticar y tratar. ¿Conoces los síntomas que indican un trastorno de tiroides?

El tiroides es una glándula situada en la base del cuello que regula varios aspectos del metabolismo ya que produce proteínas y colabora en mantener los niveles hormonales dentro de la normalidad. Sin embargo, no siempre funciona como es debido: se calcula que un 3% de la población padece trastornos de la glándula tiroides, que afectan más frecuentemente a las mujeres. ¿Pero qué tiene que ver la tiroides con el embarazo?

Pues mucho. Para empezar, el mal funcionamiento de la tiroides puede reducir las posibilidades de quedarte embarazada. Y durante el embarazo, si los niveles de tiroides no son normales, se incrementa el riesgo de aborto, parto prematuro y problemas de desarrollo del bebé. Los trastornos de la glándula tiroides pueden ser de dos tipos:

-Hipertiroidismo: ocurre cuando la glándula tiroides tiene una actividad superior a lo normal, lo cual acelera tu metabolismo y puede provocar taquicardia (el corazón se acelera), pérdida de peso, temblores, problemas intestinales, sensibilidad al calor, etc.

-Hipotiroidismo: en este caso sucede justo lo contrario. La glándula tiroides tiene una actividad por debajo de lo normal, lo que provoca cansancio, falta de apetito, aumento de peso, estreñimiento, caída del cabello, sequedad de la piel, sensibilidad al frío, etc.

Estos dos trastornos no son provocados por el embarazo: lo más habitual es que ya los tuvieras en un grado leve, pero sus efectos no se manifiestan hasta el embarazo. Por eso es importante que, si experimentas cualquiera de estos síntomas o tienes algún familiar con problemas de tiroides, consultes con tu médico. Los trastornos de la tiroides se detectan con un simple análisis de sangre y se pueden compensar fácilmente mediante medicación que no comporta ningún peligro para el desarrollo del embarazo.

También deberás realizar controles periódicos con el endocrino durante la gestación para verificar tus niveles de tiroides y ajustar el tratamiento si es necesario. Sin embargo, no tienes porqué preocuparte: los problemas de la tiroides son más habituales de lo que crees y tienen una solución muy sencilla. ¡Disfruta de tu embarazo!

¿Has tenido hipertiroidismo o hipotiroidismo en el embarazo? ¡Cuéntanos! 

Imagen cortesía de patrisyu/freedigitalphotos.net/

También puedes leer 

¿Qué riesgos tiene la anestesia epidural?

Estrés en el embarazo: ¿afecta realmente al feto?

¿Qué vacunas deben ponerse durante el embarazo?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación