EnfermedadesSalud

¡El otoño ya está aquí! ¿Quieres disfrutarlo con tu bebé?

septiembre 30, 2016 0 comentarios

¡El otoño ya está aquí! ¿Quieres disfrutarlo con tu bebé?

Con la llegada del otoño, los días se acortan, hace más frío y aparecen los catarros y gripes. ¡Pero no te quedes en casa con tu peque! Con unas sencillas precauciones, puedes seguir disfrutando de los paseos y actividades al aire libre en esta época.

Ahora que empiezan los primeros fríos y lluvias, es posible que salgas menos de casa con tu bebé, sobre todo si es un recién nacido, para protegerle de las enfermedades. Pero debes saber que eso es un error: está demostrado que, en cualquier época del año, pasear al aire libre ayuda a reforzar las defensas de su organismo. ¿O es que te piensas que los niños de los países nórdicos no salen nunca a la calle durante los largos meses de invierno? ¡Algunos incluso duermen la siesta a temperaturas bajo cero!

Además, ten presente que los virus que provocan los resfriados, la gripe y la temida bronquiolitis de los bebés proliferan especialmente en los lugares cerrados y cálidos, mientras que no pueden sobrevivir al aire libre. Por lo tanto, en otoño conviene mantener la rutina de los paseos, pero procura salir a las horas centrales del día (de doce de la mañana a cuatro de la tarde), que es cuando hace una mejor temperatura.

También es recomendable prepararte para los cambios bruscos de temperatura tan típicos de esta época del año: sale el sol y empieza a hacer calor, aparece una nube y la temperatura se desploma… ¡Ideal para coger un buen catarro! La mejor forma de evitarlo es vestir a tu peque al estilo «cebolla»: ponle varias capas de ropa (body, pantalón y camisa/blusa, chaqueta, etc.) que le puedas ir sacando y poniendo según cambie el tiempo, sin necesidad de desvestirle completamente. Además, recuerda que el cuello y la nuca son los sitios adecuados para controlar la temperatura de tu bebé, ya que las manos y los pies se enfrían y calientan más fácilmente que el resto del cuerpo.

Prepárate para cualquier imprevisto

Junto con la ropa adecuada, cuando salgas de paseo en otoño con tu peque es imprescindible llevar en el cochecito la burbuja de lluvia y la sombrilla, por la misma razón: en cualquier momento puede caer un chaparrón o aparecer un rayo de sol que dispare la temperatura. Un buen arrullo para bebés de otoño-invierno también puede ser muy práctico para complementar el saco de paseo y evitar que se enfríe por ejemplo durante un paseo otoñal por el bosque (ten en cuenta que si aún no camina, aunque la temperatura sea suave se enfriará más al permanecer quieto en el carrito).

El frío y el viento tienen otro efecto peligroso: tienden a resecar la piel del bebé, que es más fina y delicada que la de los adultos. Por eso no olvides proteger la piel con una crema hidratante para bebés antes y después de salir a la calle, especialmente la cara y el cuello porque son las partes que quedan expuestas aunque vaya abrigado.

Finalmente, si en otoño empiezas a poner la calefacción de casa para que tu bebé esté calentito, recuerda que debes mantener una temperatura de alrededor de 20 grados y controlar que la humedad no sea demasiado baja. De lo contrario, se podría, resecar el ambiente y provocar inflamaciones en las vías respiratorias. Por otro lado, como decíamos al principio, los ambientes excesivamente cálidos y cargados son un caldo de cultivo perfecto para los virus, de modo que ventila su habitación un rato cada día.

¿En otoño sales menos con tu bebé o igual? ¡Cuéntanos!

También puedes leer

Cómo proteger a tu bebé de la lluvia

La bronquiolitis en los bebés

El ambiente más adecuado para la habitación del bebé

Imagen cortesía de Michael Podger/Unsplash.com

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación