A comerConsejos

La introducción de los trocitos en la dieta de los más pequeños

septiembre 6, 2016 0 comentarios

Pese a que no hay un momento clave para empezar a dar trocitos al bebé, lo habitual suele estar entorno a los 9-12 meses, coincidiendo con la salida de los primeros dientes. Si no es el caso de tu bebé, tampoco hay porque agobiarse.

En ocasiones la dentición se retrasa y, además, es gracias a las encías que los bebés pueden masticar, ya que son lo suficientemente duras para acabar de trocear los alimentos que suelen tomarse en esta etapa.

Así que a partir del año, aunque tu bebé todavía no tenga dientes, puedes ir introduciendo algunos alimentos sin triturar o papillas con algunos “tropezones” ya que el niño comienza a desarrollar la capacidad de masticar trocitos más o menos blandos de comida.

Al igual que cuando empezaste la diversificación alimentaria introduciendo a tu bebé nuevos alimentos diferentes a la leche materna o la fórmulas infantil, el paso de la introducción de nuevas texturas debe ser progresivo, e ir aumentando poco a poco la densidad de papillas y purés, hasta llegar a darle pequeños trocitos.

Puedes empezar utilizando el tenedor para triturar los alimentos o el rallador, para pasar luego a cortar en pequeños trocitos la carne y pescado con las tijeras de cocina u otros utensilios que tengas a mano y dejar progresivamente la batidora.
No todos lo alimentos son ideales para introducir los trocitos, siempre hay que empezar por los más blanditos y que se deshagan fácilmente en la boca como el plátano maduro o las verduras cocidas, el queso fresco…y dejar para más adelante aquellos más duros y pequeños que entrañan mayor riesgo de que el niño se atragante para cuando sea más mayorcito.

Una excelente opción es ofrecer pan, galletas y palitos, o trozos de fruta que pueda masticar.

Para facilitarte este proceso, Blevit pone a tu alcance las mejores papillas con los trocitos más deliciosos, para que tú bebé aprenda a masticar poco a poco, le ayude a incorporar en su alimentación nuevas texturas y de un paso más hacia la alimentación del adulto.

Las papillas Blevit plus Trocitos combinan en su composición cereales dextrinados con ingredientes de textura crujiente. Están indicadas en la alimentación de los niños a partir de los 12 meses y resultan una excelente opción en desayunos y meriendas de los más pequeños de la casa.

Dispones de 2 variedades: Blevit plus Trocitos Cereales con crunchies de frutas y Blevit plus Trocitos Cereales con pepitas de chocolate. ¡¡¡Toda una experiencia para tu bebé!!!

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación