ConsejosDebes saberEmbarazo

Cuando respiramos «malos humos» desde antes de nacer

Noviembre 11, 2016 0 comentarios

Cuando respiramos «malos humos» desde antes de nacerLa contaminación del aire es la peor amenaza para la salud de los pequeños, que empiezan a sufrir sus efectos desde antes de nacer. Es una de las últimas conclusiones del proyecto INMA, que estudia la salud de 3.900 niños y niñas desde su gestación.

Recientemente se han celebrado unas jornadas divulgativas del proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), una iniciativa que se puso en marcha en 2003 para estudiar la salud de los más pequeños. Los participantes son 3.900 niños y niñas seleccionados durante el embarazo, a quienes se hace un seguimiento para controlar varios aspectos de su salud, con un especial interés por los efectos de la contaminación en su desarrollo.

La participación es voluntaria y gratuita, y a partir de los resultados obtenidos con este seguimiento durante años, los científicos que participan en el proyecto INMA publican estudios en prestigiosas revistas internacionales que ayudan a mejorar la salud infantil.

Pues bien, de acuerdo con las últimas conclusiones divulgadas por los responsables del proyecto INMA, la contaminación del aire se ha convertido en el principal riesgo para la salud de los niños. Sus efectos perjudiciales empiezan incluso antes del nacimiento. Por ejemplo, los bebés de madres que están expuestas a contaminantes del aire presentes habitualmente en las ciudades, como el dióxido de nitrógeno y el benceno, tienen más riesgo de ser prematuros y pesan hasta 48 gramos menos de media al nacer.

Conviene recordar que, durante los recientes episodios de falta de lluvias de principios de otoño, los niveles de dióxido de nitrógeno en el aire de ciudades como Barcelona o Madrid superaron todos los límites recomendados. Mientras discutimos si es una buena idea limitar la velocidad o prohibir aparcar en el centro urbano, la realidad es que todos estamos respirando un aire contaminado que resulta especialmente perjudicial para los niños y niñas, embarazadas, personas mayores o con problemas respiratorios, etc.

Cuando respiramos «malos humos» desde antes de nacer

Procedencia de los niños y niñas que participan en el proyecto INMA. (Fuente: www.proyectoinma.org)

 

Cuidado con el tabaco, el paracetamol y el gas

Otro factor que afecta a la salud de los más pequeños es el tabaco. De nuevo en este caso, los problemas empiezan durante la gestación: los hijos de madres expuestas al humo del tabaco tienen un 11 % más de probabilidades de tener trastornos respiratorios como asma. Además, el riesgo se incrementa un 29 % si los niños están expuestos al tabaco después de nacer y se multiplica por tres en los hijos de madres fumadoras.

Los datos del proyecto INMA también han permitido obtener resultados que abren nuevas vías de investigación para el futuro. Por ejemplo, se ha apuntado que tomar paracetamol durante el embarazo puede aumentar el riesgo de trastornos del espectro autista e hiperactividad, o que cocinar con gas puede afectar al desarrollo intelectual de los niños. Esperemos que esta iniciativa siga funcionando durante muchos años, ¡y nos ayude a conocer y prevenir mejor los riesgos que afectan a la salud de los peques!

¿Te preocupa que la contaminación de las ciudades afecte a la salud de tus hijos?

También puedes leer

Estrés en el embarazo: ¿afecta realmente al feto?

El piel con piel no es una moda, ¡es lo más natural!

La plagiocefalia: ¿tienen que ponerle «casco» a tu bebé?

Imagen inicial cortesía de Leo Rivas-Micoud/Unsplash.com

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación