EnfermedadesHigiene

La molesta enfermedad boca-mano-pie. ¿La conoces?

Enero 31, 2017 0 comentarios

La enfermedad boca-mano-pie es muy habitual cuando los niños empiezan a ir a la guardería o al colegio. Aunque no suele provocar complicaciones graves, resulta bastante molesta por las ampollas o llagas que causa. ¿Tu peque la ha tenido?

La enfermedad boca-mano-pie, también conocida como exantema vírico de manos, pies y boca, enfermedad de Coxsackie o síndrome de boca, mano y pie, es un clásico durante el curso escolar. Su facilidad de contagio provoca que, a menudo, cuando un peque la coge sus compañeros también la acaben teniendo, uno tras otro. Por suerte, esta infección suele ser generalmente benigna y cura en unas pocas semanas. Sin embargo, resulta bastante molesta para los niños debido a las pequeñas ampollas o llagas que provoca en la boca, las manos y los pies, y que le dan su curioso nombre.

Según nos explican en la página de la Asociación Española de Pediatría, la causa de la enfermedad boca-mano-pie es una infección que pueden provocar varios tipos de virus. Por esa razón, no existe una vacuna para el boca-mano-pie. Afecta especialmente a los peques de uno a tres años, sobre todo en primavera y verano. Su contagio suele coincidir con el inicio de la escuela infantil o el colegio, ya que se transmite fácilmente al toser o estornudar. Además, los virus pueden sobrevivir mucho tiempo en los juguetes, ropa, sábanas, etc. y continuar contagiando a más “víctimas”.

Síntomas y tratamiento del boca-mano-pie

Otro aspecto que dificulta la prevención de la enfermedad boca-mano-pie es su periodo de incubación, que puede durar hasta una semana hasta que empieza a manifestarse (periodo durante el cual ya es contagiosa). Normalmente, los síntomas del boca-mano-pie empiezan por una fiebre moderada y malestar general, seguido de la aparición de pequeñas ampollas o llagas en la boca (encías, lengua y palabras), las palmas de las manos y los pies, y a veces también en la zona del pañal. Estas ampollas al principio pueden parecen granitos, por lo que inicialmente es fácil confundirlas con una dermatitis. La diferencia es que las marcas cutáneas del boca-mano-pie no pican, se ulceran y suelen curarse por sí solas en una o dos semanas.

También hay niños y niñas que pasan la enfermedad sin manifestar síntomas, aunque pueden contagiarla a otras personas. Por eso es complicado evitar la transmisión, aunque en la página de Mi Bebé y Yo dan varios consejos para frenar su propagación:

-Enseña al niño a lavarse bien las manos después de ir al baño (el virus también está presente en las heces).

-Explícale que debe taparse la boca con un pañuelo o con la manga al estornudar o toser (mejor que con la mano).

-Desinfecta los juguetes y objetos que hayan estado en contacto con niños afectados.

A partir de los diez años, se reducen las posibilidades de contagio de la enfermedad de boca-mano-pie, aunque puede afectar a niños mayores e incluso a los adultos.

¿Se puede ir al colegio si tienes boca-mano-pie?

Algunas escuelas y colegios recomiendan no llevar a clase a los niños y niñas enfermos de boca-mano-pie. Sin embargo, hay pediatras que lo ven innecesario, porque la enfermedad es contagiosa desde antes de que se manifiesten los síntomas y su transmisión puede evitarse con las medidas de higiene básicas que hemos comentado.

No existe ninguna vacuna o tratamiento para la enfermedad de boca-mano-pie. Normalmente, su evolución es benigna, aunque en ocasiones las llagas en la boca pueden producir dolor al tragar o dificultades para comer. A veces, la enfermedad también puede provocar la caída de alguna uña, que vuelve a crecer sin problemas.

De todas formas, si crees que tu bebé puede tener la enfermedad boca-mano-pie, es recomendable que consultes al pediatra, sobre todo si tiene fiebre, porque a menudo se confunde inicialmente con la varicela y otras dolencias infantiles. Finalmente, debes saber que, como el boca-mano-pie está provocado por diferentes virus, tu hijo o hija puede volver a contagiarse de esta infección, aunque la haya pasado anteriormente.

¿Tu peque ha tenido la enfermedad de boca-mano-pie? ¿Qué tal la pasó?

Imagen inicial cortesía de la Asociación Española de Pediatría

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación