ActualidadConsejosDebes saberEmbarazoParto

7 razones para conservar las células madre del cordón umbilical de tu bebé

Marzo 13, 2017 0 comentarios


La sangre del cordón umbilical es la sangre que queda todavía en el cordón una vez que ha nacido el bebé. Será esta sangre la que recogerá el médico al pinchar la vena umbilical, normalmente antes de la expulsión de la placenta.

Hasta hace relativamente poco, esta sangre era considerada un residuo clínico, y se tiraba, junto con el cordón y la placenta como un producto de desecho. Sin embargo, la evolución de las técnicas de investigación y diagnóstico propició que se empezara a valorar su utilidad terapéutica para el tratamiento de ciertas enfermedades del ámbito hematológico, las cuales hasta entonces sólo podían ser tratadas mediante trasplantes de médula ósea.

En 1988, la doctora Eliane Gluckman realizó el primer trasplante de sangre de cordón de un hermano para curar una Anemia de Fanconi. El paciente sigue vivo y hoy, casi 30 años después, ha podido fundar su propia familia. Desde entonces más de 30.000 personas han recibido un trasplante de células madre de cordón para tratar enfermedades de la sangre, como leucemias, linfomas, anemias, etc. La sangre del cordón umbilical ha demostrado ser en muchos casos más efectiva que la médula ósea, la única alternativa que existía hasta entonces.

Razones por las que deberías guardar la sangre del cordón de tu hijo
  1. En primer lugar, como estamos viendo, su gran valor terapéutico: El trasplante con sangre de cordón es hoy una terapia consolidada para más de 80 enfermedades relacionadas con la sangre, tanto neoplásicas (leucemias y linfomas) como no tumorales (hemoglobinopatías, anemia…). En los casos en los que no sirven las células propias para el trasplante, las de un hermano compatible suelen ser las más indicadas.
  2. Las células madre de la sangre del cordón de tu bebé son 100% compatibles con él, evitando con ello los problemas de rechazo. Y tienen hasta un 50% de probabilidades de ser parcialmente compatibles con un hermano. Evidentemente, en el caso de una enfermedad congénita, las células madre del cordón del bebé no le servirían, ni a él ni a nadie más, porque contienen ya la carga genética de la enfermedad. En este caso habría que recurrir a una muestra de un donante sano que fuera compatible.
  3. Precisamente la efectividad del trasplante entre hermanos es mayor que si el donante es otra persona sin relación con el enfermo. Las células madre del cordón de tu bebé podrían ser la mejor alternativa terapéutica para un hermano, si tuviera la desgracia de padecer alguna de las 80 enfermedades que hemos señalado. De darse el caso, le habrías proporcionado la mejor alternativa terapéutica.
  4. Aunque en caso de necesidad siempre se podría recurrir a un trasplante de médula ósea, la sangre del cordón tiene más ventajas. Las células del cordón tienen una mayor capacidad proliferativa que las de la médula ósea. Y al ser más dúctiles, la necesidad de compatibilidad con un hermano enfermo es menor.
  5. La sangre del cordón se encuentra plenamente accesible para un trasplante, a diferencia de la médula ósea. Las células están ya almacenadas en sus tanques de criogenización y conocemos sus características.
  6. La recogida es un procedimiento sencillo y carente de riesgos para la madre y el recién nacido. Por el contrario, la recogida de la médula requiere el ingreso hospitalario del donante, anestesia, punción…

En muchos casos, la situación ideal para conseguir la máxima efectividad en un trasplante de sangre de cordón umbilical para enfermedades hematológicas se da a partir de un hermano. Y es precisamente, para favorecer dicha opción, por lo que muchas familias escogen un banco de sangre de cordón umbilical privado. Si no se guardaron las células al nacer, es necesario recurrir a otras fuentes, también válidas aunque menos eficaces.


La razón más interesante

Como estamos viendo, la sangre del cordón tiene muchas ventajas en el ámbito de las enfermedades hematológicas. Aún así, afortunadamente, la probabilidad de que tu hijo llegue a necesitarlas es pequeña. No obstante, hay otro campo donde resultan si cabe más interesantes: La medicina regenerativa. Tu hijo va a nacer en una generación que probablemente viva hasta los 100 años. Con una vida tan larga, los expertos estiman que 1 de cada 3 personas necesitará sus propias células a lo largo de su vida para reparar órganos dañados. Y es la utilización de células madre del cordón umbilical la que se considera clave para futuros avances dentro del campo de la medicina regenerativa. Hoy ya hay más de 5.000 ensayos clínicos que utilizan las células madre del cordón para tratar enfermedades como Diabetes tipo 1, autismo, parálisis cerebral, Alzheimer, Parkinson, sordera, infarto de miocardio… Sólo si tu hijo tiene disponibles el día de mañana sus células madre del cordón podrá tener acceso a estas nuevas terapias.

La decisión es tuya. Si a pesar de todo no escoges la opción de guardar el cordón umbilical para tu familia, considera al menos la posibilidad de donarlo, para que así un tercero tenga la oportunidad de salvarse. La sangre del cordón es un tesoro biológico: ¡No lo desperdicies!

Cells4Life es el único banco de sangre de cordón en España que ofrece el servicio de Sangre Completa, con el que se logra conservar el 100% de las células madre que hay en el cordón umbilical. El Dr. Jeff Drew es su director médico:

«Cuantas más células madre tenga una muestra hay mayores probabilidades de éxito en el tratamiento. Incluso de que pudieran usarse más de una vez. Todas las tecnologías de fraccionamiento y reducción de volumen de la sangre que están siendo utilizadas por otros bancos pierden células madre. En algunos casos, hasta un 50%. Solo con la tecnología de procesamiento de Sangre Completa de Cells4Life se guardan todas y cada una de las células que hay en la sangre del cordón: Más no se puede»

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación