ActualidadTécnicas

Todos salimos perdiendo con la violencia en el deporte infantil

Marzo 22, 2017 0 comentarios

Las imágenes de la pelea entre los padres que asistían a un partido de fútbol infantil han dado la vuelta al mundo y ponen otra vez de manifiesto un problema que lamentablemente viene de largo. ¿Pero cómo podemos erradicar estos ejemplos tan negativos?

Centenares de miles de personas ya han visto en las redes sociales los numerosos vídeos que recogen la pelea entre los padres que asistían a un partido de fútbol infantil el pasado fin de semana. No importa dónde ocurrió, no importa qué equipos jugaban, no importa quién “provocó” a quien: lo único que importa es que se trataba de un partido entre niños de 12 a 13 años y además había otros menores presentes cuya integridad física llegó a verse en peligro, como se aprecia en una de las grabaciones que circulan estos días:

Lamentablemente, no es la primera ni la última vez que sucede. YouTube está repleto de vídeos de peleas entre espectadores, agresiones, amenazas, insultos racistas y otras escenas lamentables que deberían desaparecer para siempre del deporte, y sobre todo de las categorías infantiles. A veces incluso los propios niños han tenido que interponerse para evitar peleas entre los mayores, como en la premiada foto que puedes ver al principio de este artículo. ¿Cómo podemos erradicar este tipo de violencia?

En España, más de 700.000 niños y niñas están registrados como practicantes de algún deporte federado en los más de 64.000 clubes existentes según el Anuario de Estadísticas Deportivas. Los deportes más practicados en la etapa infantil son el fútbol, el baloncesto y la natación. No hay duda sobre los enormes beneficios que ofrece la práctica del deporte en la infancia: además de combatir la obesidad y el sedentarismo, fomenta la socialización, enseña valores, promueve la autonomía y la autodisciplina, etc.

Cómo evitar que el deporte deje de ser divertido 

Sin embargo, cuando el deporte deja de ser una diversión y se convierte en una fuente de conflictos y violencia, no vale la pena. Por esa razón, los expertos ofrecen los siguientes consejos para que padres e hijos enfoquen el deporte de la manera más adecuada:

-Elige un deporte que le guste: no hay que poner las preferencias y sueños de los padres por delante de las de los hijos. Nunca debes obligarle a practicar un deporte que no le atraiga; como mucho puedes intentar que lo pruebe, pero no imponérselo.

-Busca un equilibrio: el deporte no puede monopolizar la vida de tu hijo, sino que también tiene que dejarle suficiente tiempo para estudiar, jugar, pasar tiempo con sus padres y hermanos, divertirse con sus amigos, etc. En definitiva, para ser un niño.

-Implícate en la actividad: debes tener claro que apuntarle a un deporte comportará tener que llevarle a los entrenamientos, asistir a las competiciones el fin de semana, ir a reuniones del club o entidad, abonar cuotas… No es un sitio para “aparcar” al niño.

-No le crees falsas expectativas: la inmensa mayoría de los niños que practican deporte no llegan a ser profesionales ni mucho menos estrellas deportivas. Por muy bien que lo haga, no permitas que crea que eso le va a solucionar el resto de su vida.

-Recuerda que no eres su entrenador: los niños son muy sensibles a las críticas, especialmente cuando proceden de sus padres. De modo que, cuando tenga un día flojo, apóyale y quítale importancia en lugar de enfadarte y regañarle por hacerlo mal.

-No confundas competitividad con agresividad: es normal excitarse o enfadarse durante un partido o una prueba deportiva, pero querer que tu hijo gane no significa ofender, despreciar o atacar a otros. Recuerda: debes dar ejemplo de deportividad.

-Aprende de ellos: a menudo, los niños y niñas demuestran más responsabilidad que los padres o espectadores que asisten a una competición deportiva. Mira por ejemplo esta carta que un chico de siete años llamado Yago escribió a la Real Federación Andaluza de Golf reconociendo que se equivocó al anotar los puntos durante el campeonato y devolviendo los trofeos que había ganado:

¿Tus hijos practican algún deporte? ¿Qué tal es el ambiente con los padres?

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación