De 0 a 6 mesesEmbarazoEnfermedadesSalud

Cardiopatías congénitas: un latido de esperanza

Abril 11, 2017 0 comentarios

Uno de cada 100 bebés nace con una enfermedad del corazón, pero por suerte las probabilidades de salir adelante han aumentado de forma espectacular en los últimos años. ¿Sabes cuándo se pueden detectar y tratar este tipo de dolencias cardíacas de nacimiento?

El pasado domingo, la ex ministra de Defensa Carme Chacón falleció repentinamente a causa de una cardiopatía congénita con la que llevaba lidiando toda su vida. Como ella explicaba: “Tengo 35 pulsaciones por minuto y el corazón al revés”. Pero eso no le impidió llevar una vida plena, tener un hijo y desarrollar una larga carrera profesional. Además, el caso de Carme Chacón no es excepcional.

Según la Asociación Española de Pediatría, cada año nacen en España cerca de 4.000 bebés con cardiopatías congénitas, es decir, enfermedades del corazón que no son adquiridas. Este tipo de trastornos afectan a uno de cada 100 recién nacidos en nuestro país. La buena noticia es que los avances conseguidos estos últimos años en las técnicas de detección precoz y los tratamientos han logrado que actualmente el 85 % de los niños y niñas afectados salgan adelante y lleven una vida prácticamente normal, incluso pueden hacer deporte.

Más de 200 tipos de trastornos

En este sentido, existen más de 200 tipos de enfermedades cardiacas congénitas, que normalmente se deben a problemas en el desarrollo del corazón y el sistema circulatorio que se producen durante los primeros tres meses de gestación. La enfermedad que tenía Carme Chacón, conocida popularmente como el “síndrome del corazón invertido”, es una de las más graves porque el corazón y las arterias no están correctamente conectados (la infografía de ABC que puedes ver debajo lo explica muy bien). A pesar de eso, Carme Chacón pudo llevar una vida normal y ni siquiera necesitó implantarse un marcapasos o someterse a un seguimiento médico permanente.

En la actualidad, algunos de estos trastornos del corazón se pueden diagnosticar y tratar incluso antes del nacimiento o en los primeros meses de vida. Sin embargo, el tratamiento de las cardiopatías congénitas suele ser largo y complicado, porque a menudo obliga a someterse a varias intervenciones y largos ingresos en el hospital. Por eso, los peques que se enfrentan a estas enfermedades y sus familias merecen nuestro apoyo, por ejemplo con iniciativas como la Fundación Menudos Corazones, a la que pertenece este bonito vídeo.

¿Conoces algún caso de bebés con problemas de corazón? ¡Compártelo!

Imagen inicial cortesía de Terapia/Freedigitalphotos.net

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación