ActualidadConsejosDebes saberEmbarazoEntrevistamos aEntrevistasParto

Entrevistamos a Agustín Losada, de Cells4LIfe: “Hay más de 80 enfermedades que la sangre del cordón puede curar”

abril 3, 2017 0 comentarios

En Bebitus acabamos de incorporar a nuestro surtido los servicios de conservación de células madre de la sangre y el tejido del cordón umbilical a través del banco Cells4Life, un laboratorio líder en Europa, que se caracteriza por sus procesos para lograr el máximo número de células madre. Hablamos con Agustín Losada, el responsable de Cells4Life en España.

Agustín Losada, doctor en Bioética, con una tesis doctoral sobre aspectos bioéticos relacionados con los bancos privados de sangre de cordón umbilical (2012)

Bebitus: ¿Qué es Cells4Life?

Agustín Losada: Cells4Life es un banco de células madre del cordón umbilical. Se creó en el Reino Unido en el año 2002 por unos médicos que querían guardar la sangre del cordón de sus hijos y no encontraban ningún banco en aquel entonces que garantizara conseguir el máximo número de células a partir de la unidad de sangre de cordón. Desde entonces, se ha convertido en uno de los bancos de sangre de cordón más importantes de Europa. Hay más de 100.000 familias de 15 países diferentes que han guardado hasta el momento las células madre de sus hijos en Cells4Life.

B.: Cuando unos papás se ponen en contacto con vosotros, ¿qué quieren saber principalmente? ¿Cuáles son sus principales dudas?

A. L: Muchas familias no saben que pueden guardar las células madre de sus hijos, ni la importancia que pueden tener estas células en el futuro para su uso en medicina regenerativa. Nos llaman porque nos han visto en Internet, han escuchado a alguna amiga que ha guardado la sangre del cordón o el ginecólogo les ha hablado de nosotros y quieren conocer más sobre las ventajas que puede suponer disponer de estas células para su familia. Por desgracia, a estas alturas, todavía hay mucho desconocimiento acerca del tesoro biológico que son las células madre del cordón. Me sigue sorprendiendo que, para muchas familias, sea todavía una novedad.

Lo que más nos preguntan es cuáles son las utilidades del trasplante de estas células para propio niño y por qué nosotros guardamos la sangre completa, mientras los demás bancos optan por guardar solo una parte de la sangre que se recoge en el momento del nacimiento del bebé.

B.: Parece descabellado pensar que hace tan solo unos años, se desechasen tantas células que podían salvar vidas. ¿Qué enfermedades se pueden curar gracias a la conservación de la sangre del cordón?

A. L: Así es. El primer trasplante con sangre de cordón lo realizó la Dra. Eliane Gluckman en 1988 para tratar a un niño con Anemia de Fanconi. Su madre estaba embarazada y con la sangre del cordón umbilical del hermano realizó el trasplante, que resultó exitoso. Desde entonces se han realizado más de 30.000 trasplantes con células madre del cordón umbilical en todo el mundo. Y sin embargo, a pesar de conocerse que es la terapia más eficaz para curar muchas enfermedades, todavía hoy en la inmensa mayoría de los casos no se recoge en el momento del parto. Hay ya más de 80 enfermedades para las que la sangre del cordón umbilical es una terapia consolidada y la mejor alternativa terapéutica. Además de la Anemia de Fanconi, la sangre de cordón se utiliza para tratar Leucemias, Linfomas, y una gran cantidad de desórdenes hematológicos y metabólicos, fundamentalmente en niños. Las técnicas de recogida y procesamiento, que inciden en lograr el máximo volumen posible, el uso de dos unidades de cordón y una mejora en los sistemas de compatibilidad está propiciando que cada vez más se aplique el trasplante de cordón también en adultos (que, por su mayor tamaño, necesitan una mayor celularidad para que el injerto sea exitoso).

Más de 100.000 familias de 15 países diferentes que han guardado hasta el momento las células madre de sus hijos en Cells4Life.

B.: Si unos papás quisieran guardar la sangre del cordón umbilical de su próximo bebé, ¿cómo podrían adquirir vuestros servicios?

A. L: Los padres solo tendrían que ponerse en contacto con nosotros y les facilitaríamos el kit de recogida que deben llevar consigo a hospital el día del parto. Nuestro kit se diferencia del resto en que no es meramente isotérmico, sino que tiene un dispositivo autónomo que refrigera el contenedor, manteniendo una temperatura constante de 10ºC durante un mínimo de 72 horas. Esto es tiempo más que suficiente para que la unidad llegue a nuestro laboratorio, viajando en frío positivo. De este modo la unidad llega en condiciones óptimas para ser procesada, porque se ralentiza el desarrollo celular y así hay más células vivas. A efectos prácticos, es como si las células fueran a ser procesadas nada más ser recogidas. Nuestro laboratorio, al estar cerca de Londres, es muy accesible por avión desde cualquier punto. Pero es preferible tomar precauciones extra ante cualquier imprevisto. Nuestro dispositivo de transporte, al ser refrigerado es, evidentemente, más caro. Pero preferimos hacerlo así para que de esta manera podamos garantizar que conservamos todas las células presentes en la cantidad de sangre de cordón que se haya recogido.

Debido a que tiene que dar tiempo a que la familia rellene la documentación necesaria y les llegue el dispositivo de recogida a casa (para que puedan ir con él al hospital), no es conveniente retrasar la contratación, si ya se ha decidido hacerlo. Además, en Cells4Life solo exigimos el pago una vez que la muestra ya se ha recogido y se ha comprobado que es válida para el almacenamiento. En caso contrario, no habría que pagar nada. Así que tener el dispositivo en casa no supone ningún riesgo, y sí en cambio la garantía de que se va a poder recoger la sangre de cordón del bebé cuando este nazca.

B.: Pongámonos en situación: los papás contratan vuestros servicios y tras algunos meses, la mamá da a luz, ¿y entonces qué?

A. L: Cuando la mamá sale hacia el hospital para dar a luz recomendamos a los padres que nos avisen (por teléfono, whatsapp, e-mail…) para que vayamos preparando la logística de recogida. Al nacer el bebé el médico recoge la sangre que queda todavía en el cordón umbilical utilizando el dispositivo de recogida que le entregan los padres (y que nosotros les habremos hecho llegar con antelación). Una vez recogida la sangre en el dispositivo, el médico se lo entrega de nuevo al padre, quien debe llamarnos para que enviemos a nuestro servicio de mensajería especializado en transporte de muestras biológicas para recogerlo y enviarlo cuanto antes a procesar. Normalmente en 24 – 48 horas ya se está procesando.

En Cells4Life solo exigimos el pago una vez que la muestra ya se ha recogido y se ha comprobado que es válida para el almacenamiento. En caso contrario, no habría que pagar nada.

B.: ¿Todos los bebés pueden beneficiarse de esta conservación de las células de su cordón umbilical?

A. L: En caso de necesidad, y si no se dispone del propio cordón, habría que recurrir a unidades donadas en los bancos públicos, y encontrar alguna que pueda ser compatible con el enfermo. Si se dispone del propio cordón, evidentemente, es más fácil. Sin embargo, si la enfermedad es congénita, no es válido el cordón propio (ni para el propio niño ni para nadie), porque las células del cordón ya contienen el germen de la propia enfermedad. Por eso, siempre recomendamos a las madres que si finalmente deciden no conservar el cordón de su bebé para su uso en la familia que se informen y lo donen, pues podría salvar la vida a un tercero.

B.: ¿Durante cuánto tiempo podrían guardar estas células los papás?

A. L: Los contratos se pueden hacer por tiempo indefinido (pagando cada año una cuota para el almacenamiento) o por un periodo de tiempo predefinido. En el primer caso, el contrato se va renovando cada año de forma automática. Los contratos a largo plazo se suelen hacer a 20, 25 o 30 años. La razón de estos años es que es el plazo de tiempo del que estamos seguros que las células pueden seguir siendo útiles. Hay que tener en cuenta que el primer banco se cordón se fundó en 1992, así que sólo tenemos experiencia de la validez de muestras congeladas hace 25 años. Al cumplirse el plazo inicial, los contratos se renovarán, ya a nombre del hijo (que será entonces mayor de edad) por periodos de otros 20 o 25 años. Siempre, claro está, que no se haya necesitado usar la unidad antes…

B.: Y en España, ¿estamos informados de estos procesos de conservación para un bien futuro?

A. L: En nuestro país, gracias a la labor de la Organización de Trasplantes, hay una cierta concienciación sobre la importancia de la donación de cordón, aunque pocas personas conocen exactamente en qué consiste.

Afortunadamente, en España somos líderes en trasplantes, y también en donación de sangre de cordón. En nuestros bancos públicos se almacenan actualmente más unidades que las que se necesitan para dar un correcto servicio a la población española. Por tanto, no son necesarios llamamientos masivos a la donación de cordón. Lo que sí sorprende es el gran desconocimiento que todavía hay en nuestros días en relación con las ventajas que tiene conservar este tesoro biológico para su utilización futura por el propio individuo en tratamientos personalizados de medicina regenerativa. Todos los actores (ginecólogos, matronas, hospitales, autoridades sanitarias, bancos de cordón) son responsables de proporcionar una información correcta a los padres para posibilitar que podamos beneficiarnos de estos tratamientos en el futuro.

B.: ¿Podrías contarnos algún caso de éxito que haya sucedido en Cells4Life?

A. L: Siempre que alguien se puede curar gracias a un trasplante de una unidad que hemos conservado nosotros resulta muy gratificante. Quizás uno de los casos que más me ha impactado, por destacar alguno, es el de una familia cuya hija sufrió parálisis cerebral debido a complicaciones sufridas durante el parto. Los padres habían guardado las células madre de su cordón umbilical con nosotros y gracias a eso han podido participar en un ensayo clínico de la Dra. Kurtzberg en Estados Unidos. Con tan solo 5 ml de la sangre de su propio cordón se ha realizado el trasplante. Y las diferencias entre el antes y el después del trasplante son realmente impresionantes. Además, como en Cells4Life conservamos la sangre en múltiples viales, esta familia sigue disponiendo del resto de las células madre para posibles tratamientos posteriores, de esta misma enfermedad o de otra. Son este tipo de cosas las que me motivan cada día a seguir trabajando en este campo tan bonito de la medicina.

Todos los actores (ginecólogos, matronas, hospitales, autoridades sanitarias, bancos de cordón) son responsables de proporcionar una información correcta a los padres para posibilitar que podamos beneficiarnos de estos tratamientos en el futuro.

B.: Gracias, Agustín.

A. L: Muchas gracias a vosotros por darme la oportunidad de contarlo

 

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación