CrecimientoDe 12 a 18 mesesNuestras Mamás

Julia Puig: Carta a mi bebé

febrero 8, 2018 0 comentarios

Oliver – Julia Puig Photography

Mi querido bebé:

Desde que naciste, y te veía tan bebé atornillado a mi pecho, tenía este momento en la cabeza: cuando cumpliríamos un año juntos. Tu primer cumpleaños. No ha sido fácil para mí mirar hacia atrás y ver todas las etapas que ya has abandonado, lo confieso; un año juntos ha dado para tantos y tantos recuerdos… pero mirar hacia delante e imaginar las aventuras que nos quedan por vivir me ha alegrado este primer cumpleaños.

Has cambiado mucho a lo largo de este primer año, y cosas que hace unos meses me parecían inimaginables ahora forman parte de nuestro día a día. Decirte cosas y que respondas asintiendo con la cabeza, jugar contigo al pilla pilla, al escondite y otros juegos de mi infancia, que entiendas las frases que te dirigimos y nuestras peticiones -y, mejor aún, ¡que nos hagas caso!-, y que trates a tu vez de conversar con nosotros mezclando como puedes tus primeras palabras -luna, gato, cactus, tractor… sí, eres un niño atípico, y por eso te queremos tanto- son cosas que trato de grabar en mi memoria para siempre, momentos especiales y únicos que recordaré cuando seas mayor.

Ahora te sentamos en la trona y compartes con nosotros la comida, charlando y riendo y haciendo el payaso -aunque sigues acabando hasta las cejas de tomate-. Ahora, en nuestros paseos por el bosque, ya no vas en la mochila observándolo todo, sino que caminas a nuestro lado, recogiendo hojas y piñas y saludando con la mano a los perritos que nos cruzamos.

Ahora, cuando te despiertas, ya no esperas paciente a que te bajemos de la cama. sino que te deslizas tú mismo hacia abajo con una sonrisa, orgulloso de tus recién adquiridas habilidades. Ahora, cuando nos bañamos, no te limitas a sentir el agua en tu piel, sino que ríes, chapoteas, cantas, salpicas, y conviertes nuestro baño en el escenario de un naufragio. Ahora, cuando cocinamos, ya no tenemos que pensarte un menú diferente, sino que metes con decisión tu tenedor en nuestros platos, ansioso por compartir los sabores que nosotros tomamos.

Pronto, sin embargo, no necesitarás una trona para sentarte a la mesa, sino que nos pedirás que te acerquemos tu propia silla, y terminarás las comidas tan limpio como las empezaste. Pronto, en nuestros paseos por el bosque, ya no caminarás a nuestro lado con tus pasitos vacilantes de patito, sino que correrás rápido y lejos y tendremos que apresurarnos para no perderte de vista.

Pronto, cuando te despiertes, ya no será en nuestra cama, sino que tendrás la tuya propia en una habitación que ya no compartirás con nosotros. Pronto, cuando te bañes, será solo y te ruborizarás avergonzado si uno de nosotros te interrumpe en la bañera. Pronto tu tenedor se acercará solo a tu propio plato, cada vez más cargado y repleto a medida que vas haciéndote más grande.

Sólo llevamos un año juntos, que me ha servido sin embargo para darme cuenta de que crecer para ti significa, en cierto modo, ir alejándote pasito a pasito de mí. Este primer cumpleaños y todas las independencias que ha traído consigo son, a la vez, dulces y amargas; estoy triste por lo que hemos dejado atrás, pero feliz de que lo hayamos compartido, y deseosa de seguir viviendo momentos importantes a tu lado.

Feliz primer cumpleaños, mi vida. Un año juntos, el primero de tantos, sin duda el más feliz de mi vida. Gracias por escogerme para ser tu mamá y poder acompañarte pasito a pasito en tu camino hacia la independencia.

¡A por otro año más!

Puedes leer más de Julia en su blog.

 

Oliver – Julia Puig Photography

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación