EnfermedadesHigieneSalud

Cómo prevenir los problemas con la piel del bebé

febrero 26, 2018 0 comentarios

 

prevenir problemas con la piel de tu bebé

Dermatitis, granitos, sarpullidos, eritema, sudamina, eccema… Existe una larguísima lista de enfermedades y trastornos que pueden afectar a la piel del bebé. Sin embargo, la buena noticia es que puedes prevenir la mayoría de ellos siguiendo estos sencillos consejos.

¿Por qué es tan delicada la piel de los recién nacidos? La piel del bebé empieza a formarse durante el primer trimestre de gestación, pero cuando nace aún no dispone de las mismas características de resistencia y capacidad de regeneración que la piel de los adultos. Por eso tiene ese tacto tan suave que conocemos como “piel de bebé”, aunque también es más delicada. A pesar de eso, con unas precauciones muy sencillas, puedes prevenir la mayoría de problemas de la piel del bebé. ¿Te contamos cómo evitarlos en cada caso?

El pañal

La zona más sensible de la piel del bebé es la que está cubierta por el pañal, ya que la orina y las defecaciones son elementos muy irritantes y susceptibles de generar trastornos como la dermatitis del pañal. Para evitarlo, debes usar siempre pañales de la talla adecuada para tu bebé y cambiarlos inmediatamente cuando estén sucios.

tallas pañales bebitus

Tallas de pañales según el peso

Antes y después de cambiar el pañal, lávate bien las manos. Tras limpiar el culito y los genitales es conveniente aplicar una crema de pañal que proteja la piel. Si tu bebé es sensible a los pañales desechables de celulosa, puedes usar pañales ecológicos fabricados con materiales naturales o pañales de tela lavables que sean de algodón.

La ropa

La ropa del bebé es otro elemento susceptible de generar irritaciones y problemas en la piel del bebé. Por eso es recomendable usar ropa de bebé de algodón natural, ya que los tejidos sintéticos son menos transpirables y llevan compuestos químicos.

Asegúrate de cortar las etiquetas y de poner a tu bebé ropa de su talla, ya que las costuras y las prendas demasiado holgadas o ajustadas pueden provocar rozaduras. A la hora de lavar la ropa del bebé, es mejor hacerlo a mano y usar jabones neutros o específicos para prendas infantiles, ya que los detergentes y suavizantes industriales dejan restos en la ropa que luego entran en contacto con la piel. En cuanto a los zapatos del bebé, solo son necesarios a partir de los seis meses y deben ser de su talla y estar fabricados con piel.

El baño

El baño es un momento divertido y relajante para el bebé, pero también supone exponer a posibles agresiones su piel todavía delicada. Por esa razón, no es necesario bañar a tu bebé cada día. Cuando lo hagas, regula la temperatura del agua a 20-22 ºC, procura que no esté sumergido en ella más de 5 minutos y usa un jabón para bebés que sea hipoalergénico, así como una esponja para bebés natural. Si tu bebé tiene costra láctea, debes usar productos específicos. Después del baño, sécale de inmediato con una capa de baño o envolviéndole en una toalla de algodón, sin frotar la piel. Tras el baño, es recomendable aplicarle una crema o aceite hidratante para bebés.

La comida

¿Qué tiene que ver la comida con la piel del bebé? ¡Pues más de lo crees! En primer lugar, los alimentos que toma pueden generar reacciones en la piel, por eso es imprescindible seguir las tablas de introducción de alimentos con el fin de evitar alergias e intolerancias alimentarias. Además, una alimentación insuficiente, excesiva o poco equilibrada puede provocar trastornos como granitos, aftas, sequedad de la piel, etc.

La alimentación también está relacionada en numerosos casos con la piel atópica. Por otro lado, después de comer debes lavarle la cara y las manos a tu bebé, ya que los restos de comida y especialmente de leche pueden provocar erupciones en la piel.

El paseo

Los bebés deben salir a la calle cada día si es posible, pero siempre adecuadamente protegidos del frío y del sol. Para ello, usa ropa apropiada para cada época del año, así como una crema protectora para bebés en invierno o una crema solar para bebés en verano. No olvides tampoco llevar la capota, la burbuja de lluvia o la sombrilla… ¡No se sabe nunca en qué momento el tiempo puede jugarte una mala pasada!

¿Tu bebé ha tenido algún problema en la piel? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación