ConsejosCrecimientoNuestras MamásPrimeras habilidades

Julia Puig: La experiencia de mi bebé con el Baby Led Weaning (BLW)

marzo 9, 2018 1 comentario

Oliver – Julia Puig Photography

Desde que somos padres, una de nuestras grandes metas es criar a nuestro hijo con respeto. Respetar en la crianza no sólo significa lo básico (amar, no abusar, etc), sino también intentar imponer lo menos posible la opinión de los padres sobre el pequeño, dejarle libertad para que descubra, se equivoque, y aprenda por sí mismo, y un gran campo donde practicar la crianza respetuosa es la alimentación.

Cuando Óliver cumplió seis meses, llegó el momento de darle su primera comida. La OMS recomienda no empezar a introducir alimentos hasta esa edad, sólo la leche (materna o de fórmula) es adecuada para sus estomaguitos hasta ese momento, y cuando llegó, reconozco que me entristecí un poco. Desde el instante de su concepción sentía que Oli estaba hecho en exclusiva por mí. Mi cuerpo cogió dos células y las mimó y nutrió durante nueve meses hasta que di a luz un bebé, ¡hecho por mí! Gracias a la leche de mi pecho mi cuerpo continuó fabricando el suyo, gota a gota, célula a célula. Hasta ese momento sólo se había alimentado de mí, de mi útero y de mi pecho. Pero ya llegaba el momento de introducir la alimentación complementaria, y de dar ese pequeño paso hacia la independencia (que en esencia significa alejarse un poquito más de mamá).

Nos decidimos por el Baby Led Weaning porque queríamos que fuera él mismo quien fuese guiando los ritmos. BLW significa en inglés ‘’destete guiado por el bebé’, porque en inglés el destete es un proceso largo que comienza cuando empiezan con los sólidos y continúa durante meses o años hasta que el bebé ya no quiere tomar más pecho/biberón. Que este proceso esté guiado por el bebé significa que los padres no imponemos nada. Es el bebé quien decide qué cantidad come, cuándo, de qué alimento, y sobre todo, cómo. Y es que lo importante del método BLW es que el bebé come solo. A veces he escuchado hablar del BLW como un método ‘’libre de papillas’’ y no es cierto. El BLW no se caracteriza por dar sólidos al bebé, sino por dejar que el bebé coma solito, sin que nosotros le llevemos la cuchara a la boca y le hagamos el avión. Lógicamente, con seis meses se apaña mejor comiendo un trocito de plátano entero, que puede agarrar con sus deditos, que comiendo una papilla porque no maneja la cuchara. Pero si te atreves a dejar que pruebe, lo pasará bomba y estarás haciendo BLW a pesar de que esté comiendo una papilla.

Beneficios del BLW

Los beneficios del BLW son muchos: el niño deja de comer cuando se siente lleno, no cuando el padre considera que ha comido demasiado, lo que le ayuda a entender cuándo ha comido suficiente y a prevenir en el futuro la obesidad (muchas veces causada porque continuamos comiendo por gula a pesar de que ya estamos llenos). Además, le ayuda a desarrollarse sensorialmente jugando con las texturas, los sabores, los colores… y le aporta independencia y libertad para que aprenda a comer a su ritmo, se equivoque, y lo vuelva a intentar. Hacer cosas por sí mismo colabora con su autoestima, al ver que no necesita a los papás para hacer las cosas más básicas, y crear una buena relación con la comida (sin gritos, sin obligarle a una cucharada más) le beneficiará toda su vida. Además, si come lo mismo que los adultos (con menos sal, claro, hay que adaptarlo) te ahorras el hacer dos comidas. ¡Son todo ventajas!

En nuestro caso el BLW ha sido una bendición. Oli es muy autónomo para comer, ahora con casi 14 meses maneja solito los cubiertos, prueba casi todas las comidas, y tiene muy claro cuándo tiene hambre y cuándo no, y sabe hacérnoslo saber. Hemos pasado algunas preocupaciones cuando no comía o comía menos de lo que nosotros creíamos que necesitaba, pero siempre nos ha funcionado creer en él y en su capacidad de autorregularse.

Consejos durante el BLW

Como consejos para ti, si te animas con el BLW con tu bebé, te diría que tengas siempre a mano una variedad de alimentos entre los que él pueda elegir qué comer, pero siempre sanos, para que empiece desde el principio a llevar una buena alimentación. Que te prepares a limpiar mucho, mucho, pero que no tengas miedo a dejarle probar alimentos con texturas ‘’complicadas’’. A mi bebé le encantan las gachas, y disfruta muchísimo comiéndolas como puede, pero deja la cocina como si hubieran pasado las gallinas. Pero para él es un aprendizaje continuo, un experimento, una actividad sensorial.

También te diría que no te agobies con las cantidades; con el BLW, como con el pecho, no vas a poder controlar cuánto come exactamente, y te preocuparás cuando una mami de purés te diga los ml exactos que ha comido su hijo. Pero confía en él, y en que come lo que necesita. A veces pasan por rachas en las que les apetece menos la comida, depende de si están malitos o de la fase de su desarrollo en la que se encuentren; cuando Oli empezó a andar estuvo meses comiendo muy, muy poco. Pero piensa que los primeros meses la comida es un complemento (por eso se llama Alimentación Complementaria) y es la leche (materna o de fórmula) la base de su nutrición. Si te interesa este método pero te da miedo dejar que manipule trozos grandes de comida, prueba a darle la comida triturada pero a dejar que lo coma él solo con los deditos o con una precuchara especial. Recuerda que BLW significa que el bebé come solo, no pasa nada porque tome papillas si te sientes más segura así.

Antes de empezar con el BLW te recomiendo que te informes bien de cómo funciona, qué comidas puedes ofrecerle, cómo prepararlas, requisitos que debe cumplir el bebé antes de empezar… puedes leer ‘El niño ya come solo’ de Gill Rapley como una guía básica, y en Internet también tienes muchos posts que tratan el tema en profundidad. ¡Suerte y a por ello!

Oliver – Julia Puig Photography

Puedes leer más de Julia en su blog.

 

Publicaciones que podrían interesarte...

1 comentario

Cinco productos ideales para iniciarte en el Baby Led Weaning julio 5, 2018 at 11:48 am

[…] hasta que aprendan a comer por sí solos, en lugar de limitarnos a darles la comida. Como nos explicaba Julia, mamá de Óliver y coautora del blog Raíces y Alas, el Baby Led Weaning permite introducir […]

Reply

Deja un comentario en esta publicación