ActualidadPsicologíaTécnicas

¿Pasas suficiente tiempo con tus hijos?

noviembre 20, 2018 0 comentarios

El 20 de noviembre se celebra el Día Universal del Niño y uno de los derechos que se reivindican es que los hijos puedan pasar el tiempo que necesitan con sus padres. Aunque eso no siempre es fácil con la vida tan ajetreada que tenemos. ¿Tú cómo lo llevas? ¿Pasas todo el tiempo que te gustaría con tus hijos? Echa un vistazo a los siguientes consejos que te pueden ayudar a estar con ellos un poco más.

 El Día Universal del Niño se estableció en 1959 para conmemorar la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño de Naciones Unidas. Este manifiesto, que puedes descargar aquí, recoge una serie de derechos fundamentales para los niños: derecho a la alimentación, vivienda, sanidad, educación, etc. Sin embargo, hay otro derecho de los niños menos conocido pero también muy importante: el derecho a disfrutar del amor y comprensión de sus padres y no separarse de ellos salvo en casos excepcionales. Suena lógico, ¿verdad?

En Europa, afortunadamente, la mayoría de los niños y niñas tienen garantizados sus derechos básicos de subsistencia y protección. Sin embargo, como recogen diferentes encuestas, muchos de ellos desearían pasar más tiempo con sus padres. Algo aparentemente sencillo, pero que no resulta fácil debido a las largas jornadas laborales, la falta de medidas de conciliación y las escasas ayudas en muchos países.

¿Te ocurre lo mismo? ¿No puedes pasar todo el tiempo que te gustaría con tus hijos? A continuación encontrarás consejos que te ayudarán a arañarle algunos minutos o incluso horas al reloj para dedicarlo a lo más importante: estar con tus pequeñines.

Planifica bien tus horarios

La primera clave para poder pasar más tiempo con tus hijos es planificar los horarios cuidadosamente para repartiros con equidad las tareas domésticas y el cuidado de los niños. Por ejemplo, si uno de los dos llega a casa después del trabajo cuando el peque ya está acostado, una forma de compensarlo puede ser ocuparse de despertarle, vestirle, darle el desayuno y llevarle al colegio. Este poco tiempo por las mañanas puede suponer la diferencia entre ver o no ver a tu hijo despierto de lunes a viernes. ¡No te pierdas sus mejores años!

No abuses de las extraescolares

Entre semana, el tiempo de ocio del que disponen los niños se concentra por las tardes después del colegio. Si te dedicas a llenarlo de actividades extraescolares, tal vez te resulte más conveniente para cuadrar horarios, pero estarás perdiendo la oportunidad de pasar muchos ratos entrañables con tus hijos: recogerles a la salida de la escuela, darles de merendar, ayudarles a hacer los deberes, ir al parque a jugar… Busca un equilibrio entre las actividades fuera del horario escolar y el tiempo que necesitan para estar con sus padres.

No permitas que otros los críen por ti

Los servicios de guardería para “madrugadores”, los abuelos, los cuidadores, etc. a menudo se vuelven imprescindibles cuando ambos padres trabajan, especialmente los primeros años de vida del bebé; pero en ocasiones hacemos un uso excesivo de estas ayudas. ¿Sabías que hay niños que al cabo del día pasan más tiempo con sus profesores o con los abuelos que con sus padres? Ten en cuenta que los demás pueden cuidar o educar a tus hijos; pero sois sus padres los únicos que tenéis la maravillosa responsabilidad de criarles.

Juega con ellos siempre que puedas

Al contrario de lo que nos han inculcado a las generaciones anteriores, está demostrado que el juego no es una pérdida de tiempo: se trata de una actividad esencial para desarrollar las habilidades físicas y mentales de los pequeños (aquí puedes ver juguetes adecuados para cada edad). Y para ello no hace falta regalarles muchos juguetes o que sean muy sofisticados o modernos: lo que más valoran los pequeños es poder jugar un rato con sus padres, inventando sus propias diversiones. ¡Eso sí que es su juguete preferido!

Prescinde de la televisión y el móvil

A pesar de la “tentación” que supone poder disfrutar de un rato de tranquilidad en casa, no debes usar la televisión o los dispositivos móviles para entretener a los niños de forma sistemática. Las horas que pasan los pequeños pegados a la pequeña pantalla es tiempo que roban al juego, a las tareas escolares y a interactuar con otras personas. Del mismo modo, cuando juegues con ellos, apaga la televisión y pon el móvil en silencio: así evitarás distracciones y les dedicarás toda la atención que se merecen, además de darles buen ejemplo.

Instaura momentos en familia

Establece actividades rutinarias en familia que podáis hacer a diario, como comer y cenar juntos, leer un cuento antes de acostarse o compartir el sofá para ver un programa adecuado para todos los públicos. Durante las comidas, en lugar de poner la tele, fomenta el hábito de que cada miembro de la familia cuente qué ha hecho durante el día. Son pequeños instantes que no parecen gran cosa por separado, pero seguro que unos años después, todos recordaréis con nostalgia aquellos ratos que compartisteis.

Organiza planes con antelación

Los fines de semana, festivos y vacaciones, organiza con antelación actividades en familia. No hace falta que sean planes excesivamente elaborados, como ir a museos, parques de atracciones o de excursión: a menudo los niños valoran más poder pasar una tarde en casa disfrutando de un juego de mesa, preparar juntos un bizcocho o dar un paseo por el centro con papá y mamá. Lo importante es tener prevista alguna actividad de ocio para que la pereza o el cansancio no os hagan perder todo el día repantigados en el sofá.

¿Pasas todo el tiempo que te gustaría con tus hijos? ¡Cuéntanos!

Publicaciones que podrían interesarte...

Deja un comentario en esta publicación